La Justicia trata de dar con un hombre que le habría confesado a un suboficial de la policía de Tierra del Fuego que la pequeña había fallecido y que sabía dónde estaba enterrada.
La nena se encuentra desaparecida desde hace más de una década.

La Justicia busca en Chile a un potencial testigo de la desaparición de Sofía Herrera, ocurrida en 2008 cuando tenía 3 años, en un camping situado 60 kilómetros al sur de la ciudad de Río Grande, informaron fuentes judiciales vinculadas al caso.

El juez de instrucción 1 de Tierra del Fuego Daniel Cesari Hernández confirmó que esta persona, un nómade que deambula por zonas rurales, le confesó a un suboficial de la policía provincial que la pequeña había fallecido y que sabía dónde estaba enterrada.

El diálogo se produjo en los días posteriores a la desaparición de la niña, y si bien el policía, que participó de los primeros operativos de búsqueda, se lo contó a la Justicia, el entonces juez a cargo de la investigación no consideró que se tratara de un dato de importancia.

Leé también:  Buscan a un joven perdido

Cesari Hernández explicó que cuando asumió en el juzgado, en agosto de 2017, adoptó como estrategia revisar todo el expediente que tiene más de 12.000 fojas y citar a personas que no habían declarado nunca o que lo habían hecho pero sin profundizar algunos detalles.

En ese contexto es que el ex uniformado dio precisiones sobre el nómade en 2018, e identificó al menos tres lugares rurales donde se lo podía encontrar.

El magistrado realizó dos operativos en diciembre pasado en busca del potencial testigo, pero no logró encontrarlo, hasta que la policía de Río Grande logró determinar que se había trasladado a Chile de manera ilegal.

“Sabemos que pasó al lado chileno de la isla de Tierra del Fuego sin hacer migraciones ni ningún trámite fronterizo. Conocemos su nombre y sabemos que tiene documento de identidad argentino aunque es nacido en Chile. Tiene unos 60 años de edad”, precisó el juez.

Leé también:  Buscan a un joven perdido

También señaló que el hombre será buscado a través de un protocolo de cooperación para la localización de personas que existe con el país vecino, y que no se descarta la participación de distintas áreas de la Cancillería argentina para agilizar el procedimiento.

“Si se encuentra ilegalmente en Chile, es difícil que pueda trasponer el Estrecho de Magallanes. Esperamos poder hallarlo para que declare como testigo y nos proporcione la información que necesitamos”, indicó Cesari Hernández.

Por su parte los padres de Sofía, María Elena Delgado y Fabián Herrera, se mostraron escépticos ante la profundización de esta hipótesis judicial, e insistieron con la teoría de que su hija fue secuestrada y llevada fuera de los límites provinciales antes de que las autoridades pudieran impedirlo.