La líder de la Coalición Cívica aseguró que “hubiera preferido que algún ministro acompañara más a los referentes de Cambiemos” en la provincia.
Carrió fue la única representante de Cambiemos a nivel nacional en Córdoba.

Tras la contundente derrota que sufrió el oficialismo en la provincia Córdoba, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, pidió perdón por las “metidas de pata de la campaña y no se privó en criticar a la Casa Rosada por despegarse de los resultados: “Hubiera preferido que algún ministro del Interior acompañara más a los referentes de Cambiemos”.

La diputada nacional fue la única cara visible este domingo en el desolado búnker de “Córdoba Cambia”, el sello con el que Negri se presentó en las elecciones luego de la fractura de Cambiemos en la provincia. Allí lanzó algunos dardos hacia el interior de la alianza gobernante y se diferenció particularmente del presidente Mauricio Macri.

Leé también:  Carrió se burló de la inflación: “Coman cerdo que está riquísimo”

“Yo he sacado menos votos que Mario (Negri) y aprendí de eso. Dios poda el árbol para que dé más frutos”, ensayó Carrió una explicación bíblica para ensalsar la derrota y consideró, a pesar de quedar a más de 30 puntos del gobernador reelecto, “Córdoba jugó a la historia de Cambiemos, no jugó al resultado electoral de la gobernación. Córdoba jugó a que Cambiemos esté representada por personas decentes”.

“Los cordobeses han plantado una semilla que va a dar un árbol en el seno de Cambiemos (…) Yo que soy la fracasada más exitosa de la Argentina digo que lo importante es sembrar para que haya cosecha. El problema del PJ es que ya no siembra”, soltó Carrió esperanzada que el panorama cambie en los próximos meses.