En menos de 30 días abrirá el Centro Nefrológico Agüero en una sala de la calle Mitre al 300. Los vecinos celebraron la noticia luego del cierre del instituto San Bruno.
La noticia fue muy bien recibida por los vecinos que esperaban la reanudación del servicio.

A cuatro meses del cierre del instituto San Bruno, único servicio de diálisis de Cañuelas, el Municipio confirmó que “en menos de 30 días” comenzará a funcionar el Centro Nefrológico Agüero para que los vecinos puedan continuar sus tratamientos en el Distrito.

La noticia representó un alivio para los pacientes que durante los últimos meses presentaron reclamos y amparos para exigir la continuidad del servicio en el Partido. Su lucha, luego de un largo camino, se hizo escuchar, y obtuvo una respuesta.

Leé también:  Imputaron al secretario de Salud de Macri

El Centro Nefrológico se instalará de forma provisoria en un espacio de la calle Mitre al 394, mientras se prepara su apertura en el Hospital Marzetti. Mediante un convenio la entidad y la Comuna se comprometieron a equipar la nueva sala.

En principio se creía que el servicio de diálisis podía llegar a funcionar en el Hospital Regional de la Cuenca Alta, pero esa posibilidad fue rechazada de plano por funcionarios Nación y la Provincia.

Tras firmar el compromiso, el doctor Raúl Baso, representante del Centro Nefrólogico Agüero, señaló: “Hace 30 años que nos dedicamos a la diálisis y lo hacemos con sensibilidad y dedicación, estamos muy contentos de poder cumplir esta misión ahora en Cañuelas”.

Leé también:  El Hospital Wilde reabrió la Unidad de cuidados paliativos

El intendente, Gustavo Arrieta, por su parte, apuntó: “No podíamos dejar de lado a nuestros vecinos, por decisiones que están atadas a factores económicos. Esto no es un problema de 50 familias sino de toda la comunidad”.

Los familiares de los pacientes indicaron que esta solución es clave, ya que sus padres, madres y hermanos se tienen que hacer tratamientos de diálisis tres veces por semana, cuatro horas, y el tratamiento es sustitutivo de la función renal.

“Hay personas que, gracias a este tratamiento, tienen garantizada su continuidad de vida, lo cual es sumamente delicado”, cerraron.