El dueño de la empresa les envió 86 despidos sin indemnización. "Vamos a mantener una guardia pacífica", adelantaron los empleados. Además evalúan la posibilidad de armar una cooperativa.
Los trabajadores deberán reforzar su plan de lucha para recuperar el trabajo.
Los trabajadores deberán reforzar su plan de lucha para recuperar el trabajo.

Luego de un festival de respaldo que reunió el fin de semana a más de mil vecinos, los trabajadores de Canale recibieron un duro golpe: 86 telegramas de despido sin indemnización. Una noticia que esperaban pero que los interpela a seguir luchando con más ahínco.

Los empleados de la histórica fábrica de dulces de Llavallol llevan tres meses sin cobrar y ahora pelean por la continuidad laboral contra todos los pronósticos. "Vamos a mantener una guardia pacífica en la calle para resguardar la maquinaria", adelantó Nicolás Macchi, delegado de la fábrica que durante estos meses recibió un fuerte apoyo de la comunidad: vecinos, trabajadores de otros sectores y políticos se acercaron a diario a asistirlos y contenerlos.

"Vamos a plantear que queremos el mayor respaldo. Vamos por la continuidad laboral y si es necesario armar una cooperativa también lo haremos", sostienen.

“El apoyo de la gente es fundamental y es a lo que apuntamos, siempre estamos tendiendo puentes de colaboración", agregó Macchi. Gracias a ese clima de unidad se mantienen firmes en no bajar los brazos.

Este miércoles a las 15 se reunirán con Antonio Caló, líder de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), para pedir el apoyo sindical ante la situación. "Vamos a plantear que queremos el mayor respaldo. Vamos por la continuidad laboral y si es necesario armar una cooperativa también lo haremos", concluyó el trabajador de Canale.

Lo cierto es que ahora se precipitarán las acciones. En las últimas horas el Municipio, concejales y la Defensoría del Pueblo se reunieron con los trabajadores para analizar los telegramas recibidos y brindarles asesoramiento técnico.