Mariano recordó sus inicios, la ida a Banfield en medio de la quiebra del club, su regreso años más tarde y su cariño por Cañuelas, donde se retiró y comenzó a dirigir.
Mariano Campodónico volvió al Gasolero antes del final de su carrera.

Mariano Campodónico tuvo una vasta trayectoria en el fútbol. Muy identificado con Temperley, también paseó su fútbol por otros equipos de la región como Banfield, Arsenal, El Porvenir, Talleres de Escalada y Cañuelas, donde se retiró y debutó como entrenador.

El Talismán pasó por el IG Live de Solo Ascenso, donde recordó sus comienzos, los ascensos y algunos de sus pasos por los equipos anteriormente mencionados.

Su debut fue en 1993, con la camiseta del Taladro: "Hacía seis meses que había llegado de Temperley y jugué medio torneo en la Cuarta de Banfield. Y tuve la suerte de debutar en Primera frente a River y no había jugado un partido en Reseva. Tuve la suerte o la desgracia de dos compañeros que no les llegaba el transfer de México y se generó el lugar para que yo vaya al banco y cuando Oscar López (uno de los técnicos junto a Oscar Cavallero) me llama para entrar no lo podía creer".

Además remarcó que "hacía siete meses estaba en Temperley, con el club cerrado, en quiebra, sin poder jugar. Y a los pocos meses estar debutando en Primera División la verdad que fue un sueño que tenía de muy chico de jugar al fútbol profesional".

Leé también:  Un clásico inolvidable: se cumple 20 años del último Los Andes-Banfield

De esa camada de jugadores del Gasolero muchos tuvieron que probar suerte en otros clubes. Mariano recordó: "Teníamos todos el sueño de poder debutar en Temperley. Ese año junto a Julio Cruz y Mauro Navas que eran compañeros en la misma división tuvimos que tomar la decisión de emigrar a otros clubes. Tuvimos que ir al Juzgado de Lomas a pedir el pase, porque el club estaba intervenido y lo manejaba un juez. Arrancamos para Banfield y los tres pudimos debutar. Tanto Mauro como Julio tuvieron una carrera más brillante que la mía, pero tuve la suerte de jugar en muchos lados y 23 años profesionalmente".

Pero estaba la espina de jugar con la Celeste y eso se terminó por concretar en 2011. "Lo disfruté. Tenía la chance de quedarme en Belgrano un año más, pero me pareció que era el momento. Por ahí no estaba en mi plenitud porque ya estaba con la flechita para abajo, con casi 37 años, pero nada, parece que si me quedaba en Belgrano por ahí no iba a estar a la altura de jugar en Temperley. Pero decidimos con la familia volver al club que yo soñaba con retirarme, pero las ganas siguieron y me tuve que ir para otros clubes", manifestó.

Leé también:  Falleció Oscar "Cachín" Blanco, ex técnico de Banfield y Los Andes

Pero agregó: "Soy un agradecido a Temperley, soy hincha porque es el club que me formó, aprendí un montón de cosas y de no haber sido por Temperley por ahí no tenia la posibilidad de jugar profesionalmente".

Y por último habló del cariño que siente por Cañuelas: "Después de que vuelvo de Mitre de Santiago del Estero, en el Argentino A, llego a mi casa con la decisión de no jugar más y recibo el llamado de un amigo Juan Brunetti (fueron compañeros en Talleres), que me dice que Osvaldo Ruggero me quería. Osvaldo me llamó y me dijo que quería dirigirme seis meses. Cañuelas quedaba cerca de casa, me gustó el club y la dirigencia y acepté”.

Mariano logró cuatro ascensos a Primera División: Belgrano de Córdoba 2005-06 por Promoción ante Olimpo de Bahía Blanca; 2007-08 campeón con San Martín de Tucumán; All Boys 2009-10 ganándole la Promoción a Rosario Central y nuevamente con el Celeste de Córdoba en la temporada 2010-11 frente a River Plate.