Pablo Vico enalteció la figura del DT rosarino del Leeds y recalcó varias de sus cualidades, al tiempo que se mostró alejado de la línea del de Casilda por un entredicho particular.
Pablo Vico habló de sus colegas, repartiendo "flores" y "palos".

Pablo Vico pasa la cuarentena obligatoria en la pensión del club, su casa, el lugar diario donde realiza sus tareas, entrena y dirige a Brown de Adrogué desde 2009 en forma ininterrumpida. Y aún le queda mucho recorrido por delante.

El técnico del Tricolor, en una charla con Telam, tocó varios temas relacionados a la noticia que mantiene en vilo a todo el mundo: el Coronavirus. Contó como lo enfrenta y demás. Pero también refirió a sus colegas, modelos y no tanto dentro de la profesión. Desde Carlos Bianchi y Marcelo Bielsa en una vereda, a Jorge Sampaoli, a quién colocó en la de enfrente.

Leé también:  "Hace dos semanas que estamos sin noticias"

Al Virrey no lo conoció, pero lo admira profundamente: Logró cosas muy importantes. No tuvimos trato, pero pude conocerlo a través de lo que me contaba de él Joel Barbosa", quien fue capitán de Brown de Adrogué durante cinco años y lateral derecho de Boca.

"Barbosa me decía que Bianchi siempre explicaba las cosas simplemente, sin hacerla demasiado larga. Y era tan claro con lo poco que decía, que no hacía falta más", indicó.

Sin embargo, se siente muy identificado con Bielsa, DT del Leeds: "El tipo que más me sedujo fue Marcelo Bielsa. Por como trabajaba, su personalidad, la forma de proceder ante todos. Los trabajos que él hace por línea son excelentes. Y es tan inteligente que para no desgastar la relación con sus dirigidos, hace que en el día a día sea el preparador físico".

Leé también:  Dos que finalizan sus préstamos

"Todo lo contrario de lo que es Jorge Sampaoli", comentó Vico del ex entrenador de la Selección Argentina en Rusia 2018 y actual del Atlético Mineiro. "Cuando estaba en la Selección Argentina yo tenía intercambios de trabajo con Sebastián Beccacece (DT de Racing Club), que era su ayudante, y un día fuimos a jugar un amistoso con la Sub-20. Me pidieron un equipo de juveniles y perdimos 3-0. Él se acercó y me dijo que no teníamos nivel para jugar con ellos. Me dí vuelta, le dí la mano a Seba y me fui", recordó.