El Taladro, que desperdició varias situaciones, pagó caro sus errores y perdió por 2-1 ante Atlético Tucumán, que se llevó un valioso triunfo del Sur. Fue la cuarta caída en fila de local para los de Falcioni.
El Taladro sigue sin poder sonreír en su estadio.

En un partido peleado y sin grandes emociones, Banfield lamentó mucho los errores cometidos en la definición y sufrió un nuevo golpe de local: perdió por 2-1 ante Atlético Tucumán y sigue complicado con el descenso.

El Taladro no le encuentra salida a su mal momento y, sin merecerlo, volvió a perder en el Lencho Sola y ya acumula cuatro derrotas en fila ante sus hinchas, con apenas 8 unidades y complicado con los promedios.

Atlético Tucumán golpeó primero, a los 11 minutos con un gol de Díaz, y rápidamente sacó provecho ante un Banfield que mostraba deficiencia para generar peligro y exhibía endebles en la faz defensiva, sin poder hilvanar situaciones de riesgo y con varios problemas a cuesta.

Leé también:  Lenis: "Tengo que aprovechar los minutos que me dan"
El remate de Urzi rebota en Ortiz y descolocó a Sánchez.

Gracias a ese grito del delantero, la visita -sin ser superior- controlaba bien las acciones, no corría peligro, y de contra esperaba una oportunidad ante un conjunto local que, obligado por la necesidad, buscaba el empate.

Sin embargo, de a poco, los de Falcioni empezaron a mostrarse más firme en la línea de volantes, gracias a un buen trabajo de Rodríguez, y con eso se arrimó al arco de Sánchez, ya con Urzi (entró por el lesionado Moya) en cancha. Y los 30 minutos tuvo su premio: centro pasado de Vittor para Urzi, que sacó un remate cruzado que rebotó en Ortiz y descolocó a Sánchez, y le puso paridad al marcador.

En el complemento, la tónica del partido no cambió mucho. Se jugó poco, no hubo muchas emociones, y ambos equipos carecieron de ideas para llevar peligro en los arcos rivales. Así transcurrieron gran parte de los minutos, aunque el Taladro, impulsado por sus obligaciones, fue más ambicioso sobre el final. Sin embargo, no tuvo fino en el último toque y dejó escapar algunas llegada claves, en especial un mano a mano de Carranza a poco del final.

Esa falta de eficacia la pagó muy caro sobre el final del encuentro. Y de qué manera. El local no aprovechó su momento, lamentó las chances erradas, y a los 43 minutos, Atlético Tucumán le propinó un duro golpe: Monzón remató fuerte y preciso un tiro libre al borde del área y le dio un valioso triunfo a su equipo, que dejó al Taladro con varias dudas y en zona de descenso.

Leé también:  Julio Falcioni, tras el Clásico del Sur: "No se si será mi último partido"