Baila desde los seis y a los nueve logró ingresar al mítico escenario nacional para estudiar allí hasta hoy. Participó de varias presentaciones y obtuvo una beca en Nueva York.
La pequeña, en Nueva York.

Con 12 años y casi seis de carrera como bailarina, Martina Céfalo, una vecina de Villa Domínico, brilla en el Teatro Colón. Desde los nueve estudia en el mítico teatro nacional.

A los seis, después de dos años en la Escuela Municipal de Danzas Clásicas de Avellaneda empezó a estudiar con la profesora que le había enseñado a su mamá (que también bailó en el Colón) y un año más tarde, decidió presentarse al examen de ingreso para hacer la carrera de danzas en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón.

Leé también:  Trabajadores de SIAM se manifestaron contra los despidos

Entre 300 postulantes, sólo 23 fueron aceptados. Entre ellos, Martina.

“La selección en el Colón es muy dura y Martina hacía poco que se venía preparando”, señala Sergio, su papá.

Martina pasó por tres instancias eliminatorias: un examen físico, otro de cualidades, donde es evaluada su técnica básica, y un tercero de musicalidad. Para saber si había aprobado, en cada instancia había que acercarse a ver una cartelera en el teatro que muestra una lista y, cada vez, la vidriera reafirmaba que Martina estaba adentro.

“El primer año fue complicado. Me levantaba a las 5 de la mañana para entrar a las 7 al Colón y después comía en el auto e iba al colegio a la tarde”, explica Martina, que acaba de pasar al cuarto de los ocho años de carrera y hace un año que ya hace el colegio a distancia. “Terminaba siempre llegando tarde y yéndome temprano, ahora estoy un poco más tranquila”, apunta.

En 2017 Martina ganó una beca de verano para estudiar en Nueva York y en julio del año pasado pudo asistir a talleres y clases para formarse en la American Academy of Ballet (AAB). Eran seis semanas pero ella asistió las dos de sus vacaciones de invierno porque, dice, “al Colón no puede faltar”.

Leé también:  Otra fábrica cerró sus puertas y 30 trabajadores quedaron en la calle

Fue acompañada de su mamá, junto a dos compañeras de danza y sus madres, perfeccionó su técnica y le encantó: “Era como en las películas”.