El delincuente volvió a quedar tras las rejas, después del revuelo que se armó en el barrio por su caso. Quedó imputado y en las próximas horas deberá declarar.
El momento en el que el sospechoso es trasladado a la Comisaría.

Salió caminando del edificio donde vive, acompañado por dos policías, con la cabeza gacha, y las manos esposadas. Vestía un pantalón ancho, un buzo de Talleres de Remedios de Escalada y zapatillas deportivas. Jorge Daniel Rocha esta tarde fue detenido acusado de haber participado de una entradera en la casa de sus vecinos en Villa Los Industriales.

El joven de 24 años había quedado en el centro de todas las miradas luego de que lo señalaran como uno de los principales sospechosos de un asalto que ocurrió en una vivienda ubicada en las calles Veracruz y Noya. ¿Por qué tanto revuelo? Porque había sido capturado, pero el juez de la causa, José Luis Arabito, lo liberó por falta de pruebas.

Leé también:  Casi 100 agentes de salud realizan un seguimiento diario de vecinos afectados por el Covid

En un primer momento había trascendido que a Rocha le habían dado prisión domiciliaria, a pesar de que ya tenía ese beneficio por otro hecho. Pero horas después La Unión comprobó que esto no era así. Lo cierto es que toda la situación generó revuelo en el barrio y el Municipio intercedió para que acusado vuelva a quedar preso.

Sucede que cuando el joven volvió al barrio, la familia que había sido víctima de la entradera decidió mudarse provisoriamente a la Ciudad de Buenos Aires por miedo.

El jefe de Gabinete, Diego Kravetz, se puso al frente de la situación para que el joven vuelva a quedar tras las rejas y esta tarde lo consiguió. "La Justicia volvió a llevar a prisión al imputado por el robo de su vecino en Lanús Oeste", informaron desde la Comuna.

Leé también:  Cayó otro de los acusados de robarle y fracturarle la pierna a una mujer en Glew

Según la hipótesis de los investigadores, Rocha que vive en un departamento a la vuelta de la casa donde ocurrió el robo habría sido la persona que les facilitó las llaves a un grupo de personas para que los ladrones pudieran saltar la medianera y entrar a la casa.

Durante un allanamiento que se realizó el miércoles pasado en dos departamentos de la calle Noya al 1244, la Policía encontró parte del botín que le habían robado a la familia: teléfonos celulares, tablets, dos cámaras de foto y una notebook.

A pesar de que estas pertenencias no estaban en su casa, Rocha fue detenido y trasladado a la Comisaría N° 1 de Lanús. Pero a las pocas horas, a pesar de que el fiscal Sergio Schafer pidió su detención, el juez consideró que no habían elementos suficientes para detenerlo.

Al parecer hoy, todo cambió.