La Casa Rosada habilitó hoy a las prepagas a aplicar un incremento del 12% en sus cuotas a partir de diciembre y por estas horas estudia autorizar una suba en el precio de las naftas a mediados de noviembre.
Los anuncios tendrán un impacto claro en la inflación.

Antes del traspaso de mando, el Gobierno parecería dispuesto a habilitar nuevos aumentos en distintos sectores de la economía a pesar del impacto que tendrían en la inflación. Ya autorizó a las empresas de medicina prepaga a aplicar una suba del 12% en sus cuotas a partir de diciembre y podría dar luz verde a un nuevo incremento del 4% en las naftas.

El período de gracia que inauguró la Casa Rosada previo a las elecciones para no ajustar los precios durante la campaña se terminó luego del resultado del último domingo. Ahora desde el Poder Ejecutivo consideran que es necesario “sincerar el escenario” teniendo en cuenta la devaluación, “para no generarle un problema a la futura administración”.

Leé también:  Subieron los alimentos casi un 6% en noviembre

Así, este jueves, la Superintendencia de Servicios de Salud publicará una resolución en el Boletín Oficial para autorizar “un aumento general, complementario y acumulativo de hasta doce por ciento (12%) en las Prepagas a partir del 1º de diciembre de 2019”.

Será el octavo incremento del año, ya que en febrero se aplicó un ajuste del 5%, en mayo otro de 7,5%, en julio uno de 6%, en agosto otro de 6%, en septiembre uno más de 6% y un 8% repartido entre octubre y noviembre.

Las subas para los usuarios, incluida la de diciembre, implicarán un salto en el valor de las cuotas del 60,6% en relación a los precios que pagaban en enero. La cifra se encuentra levemente por encima de la inflación de los últimos 12 meses.

Leé también:  Macri cumplió sólo 2 de las 20 promesas que hizo durante la campaña

En simultáneo, desde el Gobierno confirmaron que por estas horas están negociando con las provincias y las petroleras para aplicar un nuevo incremento en los combustibles a partir del 14 de noviembre, una vez que termine el congelamiento de 90 días dispuesto por la Secretaría de Energía.

“Los precios están atrasados un 17% todavía. No vemos margen para subir lo que piden. Será un aumento escalonado”, agregaron. Estaría en torno al 4%, según se cree.