Anita Ekberg, popular en forma ecuménica por su belleza y por su trabajo como actriz en films como "La dolce vita" y "Bocaccio 70", de Federico Fellini, fue también mucho más eso y hasta su destino pudo haber sido otro.

La actriz sueca, uno de íconos sexuales del Siglo XX, fallecía hace un lustro, el 11 de enero de 2015, a los 83 años, en Roma, ya retirada del mundo de espectáculo desde hacía una década por sus problemas de salud.

Nació el 31 de septiembre de 1931, como Kerstin Anita Marianne Ekberg, fue Miss Suecia a los 19 años y de inmediato compitió por el trono de Miss Universo, llegando a ser una de las seis semifinalistas. Este recorrido le permitió acceder a un contrato con la Universal Pictures.

De todos modos, la modelo que todavía no era actriz rechazó las exigencias del productor Howard Hughes, quien le propuso cambiar su apellido y someterse a algunas cirugías en su rostro.

"Si alcanzo la fama, la gente aprenderá a pronunciar mi apellido; y si no, no me importa", aseguró mostrando su personalidad, a pesar de que esas negativas pudieron poner en jaque a su incipiente carrera.

Leé también:  Cuarenta años no es nada

"Abbott y Costello van a Marte" (1953) fue su debut en cine. Le siguieron comedias con Jerry Lewis y Dean Martin, entre otras.

Por su papel en "Callejón sangriento" (1956), de William Wellman, con John Wayne y Lauren Bacall, recibió el Globo de Oro como revelación y participó en la superproducción "La guerra y la paz" (1956), de King Vidor.

Los que siguieron fueron sus años más prolíficos en la pantalla grande, con "Zarak" (1956) e "Interpol" (1957), la comedia "Fiesta en París", y los thrillers "Historia de un crimen” (1957) "Atracción fatal" (1958).

En 1960 tuvo un cambio en su carrera cuando Federico Fellini la eligió para el papel de la exuberante y desinhibida Sylvia en el clásico "La dolce vita".

En este films quedó inmortalizada por la escena en la que con el paparazzi interpretado por MarcelloMastroianni terminan con el agua hasta la cintura en la Fontana de Trevi, uno de los más célebres íconos de la historia del cine mundial.

Leé también:  “La Niñera” regresa en un musical de Broadway

Con este éxito comenzó su periodo italiano con films menores, antes de volver con Fellini en "Boccaccio 70" (1962), otro clásico de su carrera.

En 1963, de nuevo en Estados Unidos, participó en "4 por Texas", junto a Frank Sinatra, Dean Martin y Ursula Andress, y varias veces regresaría a Europa para otras participaciones, incluyendo otro retorno a Italia.

Anita se fue alejando del cine para dedicarse al modelaje, apareció en una treintena de tapas de revistas, hasta su retiro de la pantalla grande en 2002, después medio siglo de carrera.

La actriz estuvo casada con dos actores, el británico Anthony Steel entre 1956 y 1959 y del holandés Rik Van Nutter, entre 1963 y 1975 y no tuvo hijos con ninguno de ellos. Además, a esta belleza nórdica se le atribuyeron un tendal de amoríos, no todos comprobados.