El "tren universitario" podría extenderse desde la estación Juan XIII hasta casi Camino de Cintura. El rector Diego Molea esta semana se reunió con funcionarios de Trenes Argentinos.
Las autoridades de la UNLZ y de Trenes Argentinos estuvieron hablando de la iniciativa esta semana.

Un proyecto que durante años resonó por los pasillos de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora un día volvió a reflotar: el del "tren universitario". Autoridades de la Casa de Altos Estudios se reunieron con funcionarios de Trenes Argentinos para analizar factibilidad de la iniciativa que apunta a construir un ramal ferroviario que llegue al Campus de la UNLZ

Hoy, la estación de tren más cercana al predio de la Universidad es la de Juan XXII. Está ubicada debajo del puente de la avenida Juan XXIII y a metros del Tiro Federal. Por allí, hasta octubre de 2019, circulaba el ramal Temperley-Haedo de la Línea Roca, que debido a su pésimo funcionamiento y a los problemas que persistían en su traza quedó inactivo

La intención de las autoridades de la UNLZ es construir un nuevo brazo ferroviario que conecte a la estación Juan XXIII con el campos de la Universidad. El tren permitiría simplificar el viaje de muchos alumnos y darles distintas alternativas a quienes llegan desde la zona Oeste, o localidades cercanas como Temperley, Burzaco o Adrogué.

"Esto facilitaría la accesibilidad de quienes vienen desde la zona Oeste, pero también desde otros partidos, vía Tempeley", explicó el rector, Diego Molea.

Desde la Universidad explicaron que el proyecto está en etapa de gestación. "Recién se están evaluando distintas posibilidades" para llevar a cabo la idea, como por ejemplo analizando los terrenos de los alrededores para decidir cuál podría ser la opción más potable para instalar el nuevo trazo de vías, si en algún momento, la iniciativa camina.

Hoy me reuní con Diego Molea, Martin Marinucci y Damian Contreras en el rectorado de la Universidad Nacional de Lomas de...

Publicado por Ricardo Lissalde en Martes, 9 de junio de 2020

El titular de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIFSE), Ricardo Lissalde, comentó días atrás que desde Trenes Argentinos se comprometieron "a trabajar en la factibilidad del proyecto" para "beneficio de toda la comunidad universitaria".

Si el proyecto se pusiese en marcha lo que se deberían analizar son varios aspectos. La estación Juan XIII tiene una infraestructura muy precaria y el ramal Temperley Haedo acumula problemas de todo tipo a lo largo de todo su recorrido.

"Es un ramal que siempre fue considerado marginal, a punto tal que su electrificación nunca fue contemplada y las obras que deberían hacer son estructurales", admiten.

Por ejemplo en el kilómetro 35 del ramal, muy cerca de la estación Juan XXII, los terraplenes están en malas condiciones. Los vecinos de la zona se llevaron tierra y piedras generando huecos al costado de las vías, lo que provoca peligro de descarrilamiento.

Antes del inicio de la cuarentena, Trenes Argentinos trabajaba en la reactivación de la traza para permitir la vuelta del servicio, pero todo quedó trunco por la cuarentena.