El candidato del Frente de Todos alcanza el 48% de los votos. Cristina aseguró que Cambiemos "ha dejado un país arrasado" y Alberto anunció que este lunes se reúne con el Presidente para "empezar a hablar del tiempo que queda".
El búnker del Frente de Todos fue pura ovación.
El búnker del Frente de Todos fue pura ovación.

Acorde a la tendencia que se había marcado en las PASO, la fórmula que componen Alberto Fernández y Cristina Fernández se impuso por un porcentaje superior al 48% (más de 12 millones de votos), base para evitar el balotaje e ganar en primera vuelta. Detrás quedó la fórmula de Mauricio Macri y Miguel Pichetto, de Juntos por el Cambio, con el 40% de los sufragios representando a más de 10 millones de argentinos.

En el bunker del Frente de Todos y luego de escuchar la palabra de Axel Kicillof, la electa vicepresidenta Cristina Fernández celebró el triunfo.

“Esta noche después de agradecer a todo el pueblo y felicitarlo por esta jornada, déjenme agradecer a los cientos de miles de ciudadanos anónimos que han resistido y que no tienen focus grup ni encuestas pero tienen pensamientos y sentimientos que los han ayudado a mantenerse en pie. Gracias por el afecto, en nombre mío, de Máximo, de Florencia”, inició Cristina en su discurso.

Luego hizo referencia a la grave situación económica y social que heredará su gobierno tras el paso de Mauricio Macri por la Rosada. “Lo escuchaba a Axel (Kicillof) enumerar cifras del dolor, de la tragedia social y económica que vive la Argentina. Hoy Alberto es presidente de todos los argentinos y tiene una inmensa tarea porque esto va a requerir de esfuerzos inimaginables. Han dejado una provincia (por Buenos Aires) y un país arrasado, más allá del marketing, las palabras. Es una realidad dolorosa y cotidiana que requerirá la ayuda, la cooperación y participación de todos los argentinos, los que votaron y los que no”, afirmó la ex presidenta.

Y, siguiendo esta línea, le hizo un pedido al propio Macri de cara al traspaso. “Le voy a pedir al que todavía es presidente, en mi carácter de ex presidenta, que por favor hasta el 10 de diciembre, como yo lo hice, tome todas las medidas que deba tomar para aligerar la situación, que ejerza su responsabilidad cuidando el patrimonio del pueblo y la nación. Son presidentes desde el primer día que asumen hasta el último día que se van”, indicó.

A su turno, Alberto Fernández agradeció "a todos por el compromiso que han demostrado con una argentina más igualitaria que defiende la educación pública, la salud publica, que privilegia a los que trabajan”.

Anunció también que este lunes se reunirá con el presidente Mauricio Macri para “empezar a hablar del tiempo que nos queda” y que “el pueblo argentino deje de sufrir una vez por todas”.

"Vamos a hacer la Argentina que merecemos”.
"Vamos a hacer la Argentina que merecemos”.

“De acá en adelante nos queda cumplir con lo comprometido. Para que las persianas de las pymes vuelvan levantarse, para que las máquinas vuelvan a funcionar. Nuestros científicos no tengan que emigrar porque los maltratan”, remarcó Fernández, pero advirtió: “Les pido que recuerden y que nos ayuden a reconstruir el país de las cenizas que nos han dejado. Vamos a hacer la Argentina que merecemos”.

EL RESTO DE LOS CANDIDATOS. Tercero en cantidad de votos se ubicó Roberto Lavagna, que alcanzó poco más del 6% de los sufragios, seguido por Nicolás Del Caño con 2,16%, Juan José Gómez Centurión con el 1,71% y José Luis Espert con el 1,47%.

En este sentido, el detalle pasó por la difusión de los primeros resultados sin tanto recuento de la provincia de Buenos Aires donde se esperaba un triunfo contundente de Alberto Fernández. Por el contrario, a las 21 se había escrutado el 60% en esta provincia mientras que en otras donde se impuso el actual presidente (Mendoza, Santa Fe y Córdoba), el nivel de mesas computadas superaba el 90%.