El candidato a presidente del Frente de Todos negó un acercamiento con el exasesor de Mauricio Macri y extitular del Banco Nación.
Fernández empezó a dar algunas pistas sobre su plan económico

Luego de los rumores que tomaron fuerza en los últimos días, el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, negó haberle pedido un plan económico para un eventual Gobierno suyo a Carlos Melconian, quien estuvo al frente del Banco Nación entre 2015 y 2017 y fue uno de los asesores de Mauricio Macri.

En una entrevista con radio El Destape, Fernández no ocultó la buena relación que mantiene con el economista cercano al macrismo, pero aclaró que no le pidió “ni a él ni a nadie” un plan económico para los próximos cuatro años. “Es alguien a quien escucho con mucho respeto, pero nuestras miradas suelen ser bastante distintas”, señaló.

Leé también:  "La gente ve una plaza llena y después llega a su casa y tiene la heladera vacía"

La incógnita sobre quién será el próximo ministro de Economía y cuál será el programa económico, monetario y fiscal del candidato del Frente de Todos es algo que desvela no solo a los empresarios, sino a un amplio sector del establishment y los mercados.

Sobre el futuro del país, Fernández fue tajante y cuestionó la herencia de Cambiemos. “La Argentina que viene no es una Argentina fácil, es una Argentina difícil, muy difícil, porque Macri hizo un estrago de la gestión pública. Y recuperar eso va a costar mucho”, preciso.

Respecto a la deuda pública, el ex jefe de Gabinete de Néstor y Cristina Kirchner consideró que Argentina atraviesa un "problema político" y que el país está en "un limbo". "Los acreedores me hablan a mí y yo no soy nada. Y el Gobierno tiene la debilidad que tiene para poder negociar", resaltó.

Leé también:  Alberto Fernández aseguró que tendrá una “negociación seria y sensata" con el FMI

Consultado sobre la posibilidad de renegociar la deuda, Fernández fue categórico: “Nos están pidiendo una autorización para negociar, y eso lo pueden hacer sin ninguna autorización nuestra. Esto sería volver a darles un cheque para que negocien y no sabemos bien qué quieren negociar. Primero que negocien y después que lleven la propuesta al Congreso. Es lo que hicimos con Lavagna en su momento”, sentenció.