Desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa aclararon que están a favor de la medida, pero que para muchas empresas es difícil de afrontar.
El sector industrial es uno de los más complicados. "Más de la mitad de las empresas están perdiendo dinero", dijo Cascales.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) respaldó el aumento salarial de $4.000 en dos cuotas para el sector privado impulsado por decreto por el Gobierno nacional, pero advirtió que el 60% de las pymes tienen problemas para pagarlo como consecuencia de la caída que sufrió la actividad durante los últimos años.

“No estamos en contra de la recomposición salarial, pero más de la mitad de las empresas están perdiendo dinero. Venimos de siete años de caída de actividad y hay empresas que llegan sin colchón”, explicó el secretario de prensa de la entidad, Pedro Cascales.

En declaraciones a radio La Red, el representante de CAME destacó que “la moratoria le da un alivio importante a las pymes, por lo menos en el corto plazo”. Así y todo, apuntó que estas “son medidas de emergencia tendientes a estabilizar la economía”. “Había que cerrar los números y estabilizarlos", agregó.

Por otro lado, el vocero de CAME señaló que hay dos ítems en los que mantienen diferencias con la postura del Poder Ejecutivo: las retenciones y la doble indemnización.

“Respecto de las retenciones es necesario que tengan una segmentación para las empresas pequeñas, mientras que la doble indemnización puede agravar el problema de una pyme en situación crítica”, apuntó.