Así lo refleja un estudio del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) que contradice el discurso oficial del ajuste.

El discurso de Cambiemos no se aplica puertas adentro.

A pesar del discurso de ajuste y austeridad que se repite en los despachos de la Casa Rosada, el Gobierno de Mauricio Macri desde fines de 2015 aumentó el tamaño de la estructura del Estado, multiplicó los nombramientos discrecionales de personal y ubicó en cargos políticos a funcionarios poco capacitados para las áreas que ocupan.

Un informe elaborado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento reveló que a partir del creación de nuevos ministerios dispuestos por Cambiemos aumentó la estructura en el Poder Ejecutivo en los niveles de Secretarías y Subsecretarías que “provocaron un incremento del 25%” de los cargos políticos.

Leé también:  Cancelaron 60 vuelos y las demoras seguirán durante este fin de semana

Según el documento “GPS del Estado”, los ministerios pasaron a ser 21, cinco más que los había en 2015, y los cargos de secretarios crecieron de 69 a 113 entre 2015 y 2017. Los directores nacionales, que en 2015 eran 291, ahora son 313. Al igual que durante los gobiernos kirchneristas “el crecimiento de la estructura del sector público se sostuvo”.

Según el Cippec, durante estos últimos dos años, “los avances en la gestión del rendimiento y desarrollo del empleo público han sido pocos”, sobre todo porque hubo “un deterioro” en los cargos directivos. Este deterioro responde a varias razones.

Una es que en 2017 sólo el 2% de los cargos fueros designados bajo la modalidad de planta permanente, mientras que en 2015 representaban el 6%. En segundo lugar, porque disminuyó el porcentaje de directivos que cumplen con los requisitos exigidos por la norma para al acceso a cargos jerárquicos. Pasó del 32 al 18% entre 2015 y 2017.

Leé también:  Eliminaron descuentos por menor consumo de gas y recortaron la tarifa social

Y en tercer lugar, porque la planta de dirección bajó su nivel de formación. Mientras que en 2015 el 72% de los cargos eran ocupados por profesionales, en 2017 esa participación cayó al 66%. “La reducción en el número de profesionales en el espacio directivo y el menor cumplimiento de requisitos da cuenta de que se acentuaron los criterios de confianza o gestión por competencias políticas”, sostuvo el informe.

Un recorte que no fue

En marzo pasado, el Gobierno oficializó el decreto 174/2018 para reducir un 25% los cargos políticos del Estado. Otra vez, la iniciativa estuvo acompañada por el discurso del ajuste y el recorte de las cuentas públicas. Desde Cippec, remarcaron que tras este decreto efectivamente hubo una reducción de cargos: bajaron un 20% las direcciones nacionales y generales y un 75% si se tienen en cuenta todos los cargos políticos.

Leé también:  “Hay más desigualdad que en la dictadura”

Sin embargo, esta reducción de cargos fue compensada por el aumento de presupuesto de uso discrecional de los ministerios “recortados” y la creación de “Unidades de Proyectos Especiales”, entes temporarios para gestionar determinados programas y proyectos, que casualmente fueron ocupadas por personas que solían desempeñar cargos políticos.

Desde Cippec consideraron esta proliferación de las UPE como una manera de “compensar el recorte”.

COMENTARIOS

Please enter your comment!
Please enter your name here