El histórico exmédico de Lanús se refirió al plan médico de regreso que se basará en entrenamientos de a grupos pequeños, traslados interpersonales o puerta a puerta e higiene constante.
Entrenamientos en grupos chicos, una variante que ofrece más control.
En reunión por Zoom definieron algunos puntos en común para los clubes.

Tras una nueva reunión, el Consejo Médico de AFA conformó un protocolo sanitario que se aplicará en todas las categorías de Primera División y el ascenso, así como en el fútbol femenino, fútbol playa y fútbol sala.

Si bien la vuelta del deporte está acotada a la decisión del Gobierno, distintos representantes de los cuerpos médicos del fútbol argentino elaboraron un plan de regreso anticipándose a esa situación. “Esta pandemia que nos tiene a mal traer nos obliga a cambiar protocolos, por lo que recurrimos a algunos que son más caros, es cierto, pero también mucho más confiables”, el titular de ese Consejo Médico de AFA, Donato Villani.

En esta línea, el histórico médico de Lanús explicó que el plan se apoyará en tres variantes importantes: higiene, movimiento interpersonal y entrenamientos con grupos integrados por no más de seis personas, que no se podrán intercalar ni siquiera con el cuerpo técnico. “Este procedimiento llegará a todo el fútbol argentino y la idea es tercerizarlo con quien corresponda. Por eso en el caso de los equipos del ascenso ya se está pensando en un traslado puerta a puerta de los futbolistas. Está todo contemplado para garantizar la seguridad sanitaria de todos los actores del fútbol”, explicó.

Leé también:  La vuelta del fútbol “quizás pueda esperar unas semanas más”

Según su visión, “el protocolo es muy accesible, fundamentalmente porque se tuvieron en consideración las cuestiones de infraestructura. Por eso cuando se refirió lo del traslado puerta a puerta, se pensó inmediatamente en contar con combis especialmente adaptadas para que pasen a buscar a los jugadores por sus domicilios, siempre respetando la distancia social y manteniendo el tema infectológico del transporte”.

Y agregó: “Una vez llegados los grupos a los campos de entrenamientos, no tienen que tocarse entre sí. Si un club tiene cuatro canchas a disposición para practicar, eso es muy factible de llevar a cabo. Y después, con que se higienice todo con agua y lavandina alcanza y sobra”.

Leé también:  Los dirigentes se reunieron para hablar del regreso a las prácticas

Lo cierto es que la realidad de los clubes del ascenso no permitirá cumplir con, al menos, algunos de los puntos que plantea el protocolo como el dinero para los testeos (a un costo mensual de 6 mil dólares) o la infraestructura de cuatro canchas para entrenar. En este sentido, desde Talleres de Escalada, el médico Alberto Blázquez había hecho referencia a la posibilidad de que “clubes más grandes de la zona como Lanús y Banfield podrían prestarle alguna de las canchas de su predio a instituciones más chicas que tenemos quizás 1 o 2 canchas para entrenar”.

A todo esto se suma el agravante de que los partidos se jugarán a puertas cerradas, limitando el ingreso de dinero por venta de entradas, una variante que suele ayudar a los clubes del ascenso.