La gobernadora recibió el visto bueno del presidente Mauricio Macri para alcanzar un acuerdo con el peronismo no kirchnerista que le permita recolectar más votos.
En el círculo de Vidal ya no esconden la jugada electoral.

La decisión política está tomada y solo es cuestión de tiempo para que sea oficializada: la gobernadora María Eugenia Vidal espera una resolución de la justicia para comenzar una negociación con los referentes de Alternativa Federal para que cuelguen sus boletas a la de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires para derrotar al kirchnerismo.

Un funcionario cercano a la gobernadora confirmó la noticia a la agencia Télam, aunque aclaró que todavía “no hay un acuerdo” ni hubo negociaciones con el peronismo federal. “Es una posibilidad si la justicia lo habilita”, contó.

Para poder llevar adelante la idea de las colectoras, la Justicia Electoral debería declarar inconstitucional el decreto presidencial 259/19 del 12 de abril pasado que prohibió el uso de las listas colectoras que había establecido la entonces presidenta Cristina Kirchner, en 2011.

Leé también:  Por presión de la UCR, Macri mantendrá a Rubinstein en su cargo

Otra alternativa con la que especulan dentro del oficialismo es que Mauricio Macri firme un nuevo decreto que desdiga al anterior. El plan, que primero comenzó a circular como un rumor y ahora parece toda una posibilidad, tomó fuerza en las últimas horas en distintos encuentros que mantuvieron integrantes de la mesa chica del Cambiemos.

De avanzar en esta jugada, la mandataria bonaerense iría como candidata de la boleta de Cambiemos que llevará como postulante a presidente a Mauricio Macri, y también como postulante del candidato que surja de las filas de Alternativa Federal.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, respaldó la idea anoche en declaraciones formuladas al canal La Nación +. “Si hay otros candidatos a Presidente que quieren apoyar a nuestra gobernadora, no nos parece una alquimia”, reconoció Peña.

“Si al final del día hay más candidatos a presidente que quieren apoyar a nuestra candidata a gobernadora, y con eso se consolida la decisión de no volver al kirchnerismo en la provincia no me parece un atajo ni una discusión que altere la previsibilidad”, agregó.

Leé también:  Por presión de la UCR, Macri mantendrá a Rubinstein en su cargo

V voceros de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires confiaron que, en principio, ya fueron sondeados al respecto los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey, y de Córdoba, Juan Schiaretti; el senador nacional por Río Negro Miguel Ángel Pichetto.

Ahora solo resta conocer la posición del líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Las fuentes apuntaron que Massa, como requisito para participar de esa estrategia, puso como condición que el macrismo baje a su candidato a intendente en Tigre, el actor Segundo Cernadas, y lleve en las dos boletas a su esposa, Malena Galmarini como postulante.

Detallaron que el tigrense pidió también que Cambiemos “no arme en los distritos que actualmente ellos manejan para poder mantener sus intendentes”, y añadieron que Massa “propuso que el Frente Renovador no llevará candidatos” en los municipios controlados por el macrismo.