"Mi compromiso con la provincia, con ‘el estar’ y con ‘el hacer’, no lo define un cargo ni una elección", dijo la gobernadora en el coloquio IDEA, que no aludió en ningún momento al Presidente. En las PASO, Kicillof le sacó 20 puntos.
No hizo una sola mención al gobierno de Macri.

Faltan 10 días para las elecciones generales y poco ha cambiado desde las PASO, que le dieron un abultado margen de ganancia al Frente de Todos. En efecto, muchos funcionarios de Cambiemos empiezan a rearmar sus posiciones de cara a la salida de la gestión. La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, participó del coloquio IDEA, donde deslizó que su futuro seguirá en la política, aunque la inquietud surge si será dentro del alicaído espacio de Mauricio Macri.

“Este camino no se va a detener, porque mi compromiso con la provincia, con ‘el estar’ y con ‘el hacer’, no lo define un cargo ni una elección. Por eso voy a seguir estando acá”, prometió como discurso de salida Vidal, en Mar del Plata.

"Los resultados del 11 de agosto nos pusieron frente a la autocrítica en la que creemos. Y asumimos el desafío de escuchar más y mejor, y de corregir lo que haya que corregir”, sostuvo la gobernadora y agregó que "esos resultados no implican un cambio de valores. Yo creo en decir la verdad, en la superación personal, en el respeto por el que piensa distinto. No me da lo mismo un camino que otro”.

En la misma línea Vidal insistió con que "estos son hechos, no son banderas ni discursos" y habló de "300 obras hidráulicas para evitar inundaciones" al tiempo que graficó a la obra de la Cuenca del Salado como "la obra hidráulica más importante de la Argentina y tal vez de Latinoamérica".