Cynthia Britos contó que se encontró con el vendedor y que, tras llegar a su domicilio, se dio cuenta de que el televisor era más chico, estaba roto y que la caja contenía ladrillos.
La caja que recibió contenía ladrillos dentro.

Cynthia Britos, una mujer oriunda de Quilmes, denunció que sufrió una estafa por parte de un vendedor en Facebook. El presunto hecho ocurrió cuando la mujer se contactó con la página de Marketplace, la cual vende productos, porque estaba interesada en un televisor.

Luego de coordinar el punto de encuentro, Cynthia quedó en verse con el supuesto vendedor en una estación de servicio, frente al shopping Alto Avellaneda, pero nunca llegó. No le contestó el teléfono, por lo que la mujer decidió marcharse del lugar.

“Luego se contacta conmigo y me dice que está viniendo para la zona de Quilmes, por lo que el nuevo encuentro se dio en Villa Domínico, en Centenario Uruguayo y Bartolomé  Mitre”, comenzó a relatar Cynthia sobre el desafortunado momento.

Ya en el lugar, se le acerca el hombre en cuestión, quien estaba acompañado por dos personas más que esperaban en un auto, donde se encontraba el televisor. “Me abre media caja con una llave y me muestra que efectivamente estaba dentro, incluso con el envoltorio correspondiente y el telgopor para evitar impactos, parecía nuevo. Entre los tres me hablaron tanto que no recuerdo en qué momento trasladaron el Smart a mi camioneta”, detalló detenidamente la oriunda de Quilmes.

Leé también:  Teatro El Correo comparte videos en clave de humor en días de Coronavirus

“Uno de ellos me pide el dinero, se lo entrego y, sin contarlo, se van rápidamente. Cuando llego a mi casa y abro completamente la caja, me doy cuenta que se trataba de un televisor mucho más chico en cuanto a las pulgadas, roto, sin cables y con dos ladrillos para simular el peso”, recordó quien se desempeña como docente, acerca de la sorpresiva reacción del momento.

La Ley de Defensa al Consumidor 24.240 no ampara ventas entre particulares.

“He comprado muchas veces en Mercado Libre, que cuenta con una metodología de entrega similar, y nunca me ha ocurrido nada”, se lamentó la mujer de 42 años.

“Después de lo sucedido, me bloquearon, pero les mandé mensaje de texto y me respondieron cosas como ‘listo’, ‘ya está’ o ‘dejanos tranquilos’. Mis amigos se hicieron pasar por posibles clientes, consultaron precios y también les contestaron. Yo hice el reporte en la página y subí publicaciones para dejar en claro que son estafadores”, aseguró la mujer, quien agregó un tanto molesta: “Hay gente que me comentó en Facebook que ahora voy a poder ver los Picapiedras”.

Leé también:  Roban un super chino en Quilmes

Diario La Unión intentó comunicarse en varias oportunidades con el teléfono del supuesto estafador, pero en todas las ocasiones sonó la leyenda “El celular solicitado se encuentra apagado o fuera del área de cobertura”.

La Ley de Defensa al Consumidor 24.240 no ampara ventas entre particulares. Es por ello que desde las oficinas de Defensa al Consumidor de Lomas recomendaron no efectuar compras por redes sociales, ya que las mismas no es encuentran protegidas “por la inexistencia de dirección o persona física”.

“Mi intención es que no le pase a más nadie. Por suerte fue material, solamente perdí plata y no pasó a mayores. La situación me indignó, siempre se dice que los jubilados son los blancos para las estafas, pero le puede tocar a cualquiera. Por suerte no me di cuenta, porque no sé cómo hubiesen reaccionado y yo en ese momento estaba con mi hija”, finalizó Cynthia, a la espera de que no haya otras víctimas.