Un comisario retirado resultó herido, pero llegó a balear a dos de los tres sujetos que lo interceptaron cuando llegaba a su casa.
Sucedió en la esquina de las calles Elustondo y Lavalleja.
Sucedió en la esquina de las calles Elustondo y Lavalleja.

Un comisario retirado resultó herido y llegó a balear a dos de los tres ladrones que lo asaltaron cuando llegaba a su casa en el partido bonaerense de Quilmes.

El hecho, dado a conocer hoy, ocurrió el martes a noche, alrededor de las 22.30 cuando Eduardo Décima (77), ex comisario inspector retirado y también ex funcionario del Municipio de Quilmes, llegaba a su domicilio de las calles Elustondo y Lavalleja, del Barrio Parque Calchaquí, en su auto Ford EcoSport y fue sorprendido por los asaltantes.

Según la investigación, los delincuentes, que actuaron encapuchados, arribaron a bordo de un Toyota Corolla robado y lo amenazaron con armas para obligarlo a entrar en su casa.

En ese momento, Décima se identificó como policía y extrajo su arma, por lo que se generó un tiroteo.

El policía recibió un tiro en un hombro, aunque alcanzó a herir a dos de los asaltantes, mientras que el restante escapó.

En la escena del tiroteo, la policía incautó un revólver calibre 32 con numeración suprimida, agregaron las fuentes.

Al lugar acudieron móviles del Comando de Patrullas, de Patrulla Urbana del Municipio de Quilmes y ambulancias del SAME, que trasladaron al comisario herido y a uno de los acusados, de 19 años, al Hospital Iriarte.

El otro apresado es un adolescente de 15 años, quien sufrió un tiro en el muslo derecho y otro en el fémur, que le provocó la fractura del hueso, por lo que se encuentra internado en la Unidad de Pronta Atención de Bernal Oeste.

La comisaría 9na. de Quilmes, tomó intervención en los hechos, junto a la UFI 4, que solicitó la asistencia de Gendarmería para las pericias correspondientes y no tomó ninguna medida con el comisario retirado mientras investiga el suceso.

El vehículo Toyota de los asaltantes, que tenía varios orificios de balas, fue encontrado quemado y abandonado en el cruce de Los Andes y calle 164, muy cerca del arroyo San Francisco y a pocas cuadras del domicilio del adolescente herido en Bernal Oeste.