Damián Bruno, campeón argentino en Poomsae desde 2014 y gran referente de la disciplina, competirá en el Mundial especialidad y sueña con lograr una medalla histórica para el país.
En el Mundial de 2016, finalizó en el puesto 30 y ahora quiere ir por más.
En el Mundial de 2016, finalizó en el puesto 30 y ahora quiere ir por más.

Hace varios años que Damián Bruno se codea con los mejores en el mundo del taekwondo. Este joven de Temperley, que brilla en Poomsae (formas), ya suma varios títulos sobre sus hombros y ahora irá por toda la gloria al Mundial de la disciplina, que se realizará entre el 15 y 18 de noviembre en China Taipéi. Su premisa es clara: traerse una medalla.

Este deportista, de 26 años, es uno de los mejores exponentes que tiene el país en formas y sus logros lo avalan: es campeón nacional desde 2014 y ya lleva ocho defensas consecutivas (son dos por año). Además, integra la Selección Argentina desde 2012 y compite en la categoría más difícil, que es Adultos 1 (de 18 a 30 años), donde están los mejores del planeta.

Leé también:  El taekwondo copó el Parque de Lomas

“Voy con las mejores expectativas. Entrené muy duro el último mes y mi objetivo es buscar una medalla. Eso sería un gran logro, algo enorme”, comentó el taekwondista de San José y que dos veces por semana entrena en el club Temperley con la profesora Andrea Mancuso. También práctica en el Cenard con los otros miembros de la Selección.

“Argentina comenzó a trabajar duro en Poomsae hace seis años y por eso traer una medalla sería muy importante. Hay países que realmente son buenos y aún nos llevan algo de ventaja”, remarcó en una charla con La Unión.

La patada, uno de los puntos fuerte de Damián.
La patada, uno de los puntos fuerte de Damián.

En China Taipéi, el taekwondista local disputará su segundo Mundial, ya que en 2016 participó en el que se hizo en Lima, Perú. Allí, finalizó en el puesto 30. Y el hecho de saber de qué se trata, lo motiva más ahora. “Hoy estoy mucho más tranquilo, ya tengo experiencia en un torneo de esta magnitud y creo que llegó mejor”, señaló.

Leé también:  Sufrió bullying de chica pero gracias al taekwondo salió adelante

Y como todo presente, el del joven de Temperley también tiene un pasado. Bruno conoció el Poomsae en 2011 mediante algunos videos y desde ahí inició un camino lleno de logros, algo que revalidó este año ubicado en el primer puesto de la Copa Argentina y con un título Nacional. “Desde un primer momento me gustó y me atrapó bastante”, comentó el atleta, que hace un gran esfuerzo para costear sus viajes (no tiene sponsors) y recibe ayuda del Municipio, que además le presta las instalaciones del gimnasio del Parque de Lomas para que entrene.

Así, con todos sus laureles en el hombro, este joven de Temperley que se destaca por sus patadas y su técnica partirá mañana hacia China Taipei en busca de un gran sueño: llegar a lo más alto y regresar a su barrio con una medalla.

Leé también:  Sufrió bullying de chica pero gracias al taekwondo salió adelante