El episodio tuvo lugar en la madrugada del cruce Bouchard y calle 2 del Partido de San Martín.
sucedió en la intersección de  de Bouchard y calle 2.
sucedió en la intersección de de Bouchard y calle 2.

Un gendarme que trabaja como chofer de Uber mató hoy a un delincuente que lo asaltó junto a un cómplice tras simular que eran pasajeros de esa plataforma de viajes, en la localidad bonaerense de Villa Ballester.

El hecho ocurrió esta madrugada en el cruce de Bouchard y calle 2 de la mencionada localidad del partido de San Martín.

Fuentes policiales informaron que todo comenzó cuando el efectivo de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) estaba franco de servicio y circulaba a bordo de su Renault Sandero negro como chofer de Uber.

El hombre, de 42 años, fue requerido a través de la plataforma de viajes y al llegar al lugar indicado dos jóvenes lo interceptaron con fines de robo.

Leé también:  Un policía local que manejaba un Uber fue baleado durante un asalto en Ciudad Evita

Según las fuentes, los supuestos pasajeros lo amenazaron con un arma de fuego y le exigieron que entregara dinero.

Sin embargo, el gendarme dio la voz de alto y extrajo su arma reglamentaria, tras lo cual efectuó al menos un disparo que impactó en el pecho de uno de los asaltantes.

El joven, identificado como Esteban Alexis Batista (19), murió a los pocos minutos y su cuerpo quedó tendido al lado del auto.

En tanto, su cómplice, llamado Joel Corleto (19), fue atrapado por el integrante de la fuerza de seguridad federal y quedó a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial San Martín.

Leé también:  Un policía local que manejaba un Uber fue baleado durante un asalto en Ciudad Evita

Personal de la comisaría 2da. de Villa Ballester fue alertada por el hecho y en poder del fallecido encontró una réplica de pistola.

Además, los efectivos secuestraron la pistola Pietro Beretta calibre 9 milímetros que pertenecía al gendarme, añadieron las fuentes.

El personal policial estableció que Batista y Corleto tenían antecedentes penales desde adolescentes por distintos hechos e infracciones a la Ley de Drogas.

La fiscalía no dispuso ningún temperamento judicial para el hombre asaltado dado que se cree que el homicidio fue cometido en el marco de una "legítima defensa".