El jefe de Gabinete, Marcos Peña, es uno de los funcionarios que quedó en la mira de todos.
Bajo perfil. Tras el resultado del domingo, Peña esquivó las apariciones públicas.

Las esquirlas que dejó la aplastante derrota de Cambiemos en las PASO podrían dejar a su paso un tendal de heridos y nuevas bajas en el Gobierno. Tras la salida de Nicolás Dujovne del Ministerio de Hacienda, desde cerca del presidente Mauricio Macri no descartan que se produzcan otros cambios en el Gabinete durante los próximos días.

A pesar de que el viernes, en medio de un vendaval de rumores, en la Quinta de Olivos bajaba el mensaje de que había “cero chances” de renuncias y reemplazos en la Casa Rosada, el ala política “más realista”, encabezada por María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, terminó por convencer a Macri sobre la necesidad de dar un gesto.

Leé también:  Lacunza ya se reunió con Dujovne Sandleris, y mañana se verá con Macri

“Hay que darle oxígeno al Gobierno”, fue el discurso que primó en la plana mayor del oficialismo. Y quien quedó en el centro de todas las miradas y en la primera línea de fuego es el jefe de Gabinete, Marcos Peña, artífice principal de la campaña de Juntos por el Cambio y uno de los funcionarios más resistidos por un sector del establishment.

En los últimos días, a diferencia de lo que sucedió hasta las primarias, Peña le esquivó a las apariciones públicas y eligió el bajo perfil. Recién el viernes encabezó un almuerzo con ministros del Ejecutivo, pero ya no ocupó el rol que supo tener hasta entonces.

De todos modos, es sabida la ponderación y el afecto que tiene Macri con Peña, lo que hace pensar que si cerca del Presidente están pensando en su salida, ésta será de común acuerdo y se comunicará de manera sorpresiva fiel al estilo del macrismo.

Leé también:  Lacunza ya se reunió con Dujovne Sandleris, y mañana se verá con Macri

Mientras tanto, en la mesa chica de Cambiemos eligieron cuidadosamente los interlocutores y las caras visibles de la Casa Rosada en medio de la crisis. Sucedió la semana pasada: el miércoles, los voceros de las medidas fueron el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

El jueves, cuando se anunció la deducción del IVA de una canasta básica de alimentos, habló el ministro de Producción, Dante Sica. Y a partir de los próximos días se espera que tome la posta el flamante ministro de Hacienda Hernán Lacunza que tendrá la dura tarea de llevar calma a los mercados luego de que el dólar se disparará más de un 20%.