Unas 90 familias que permanecieron durante meses resistiendo los despidos de la empresa de dulces de Llavallol armaron Cotramell, que ya fue autorizada. Ahora sólo falta el aval de la justicia.
Luego de meses de lucha, los trabajadores recuperarían sus puestos de trabajo.
Luego de meses de lucha, los trabajadores recuperarían sus puestos de trabajo.

Luego de meses de lucha y resistencia en la fábrica, los trabajadores despedidos de Canale podrían recuperar sus puestos. Esta semana conformaron la Cooperativa Cotramell, que ya fue certificada, y ahora sólo resta la autorización judicial.

Desde esta perspectiva, el objetivo de los casi 100 empleados de Canale es que se dicte la quiebra y la planta ubicada en Llavallol funcione bajo control obrero. "Ya Tenemos la certificación de la cooperativa Cotramell. La intención es que nos den la fábrica, hacernos cargo", precisaron.

Para ello, viajarán la semana próxima a Catamarca, donde está radicada la causa que los trabajadores buscan destrabar.

"Porque no nos dimos por vencidos, pese a todos los palos que nos puso una pobre minoría, gracias al tiempo y dedicación de los que sí estuvimos bancando la parada, gracias también a toda las personas que se acercaron brindando su apoyo incondicional", señalaron los trabajadores de Canale que durante los últimos tres meses acamparon en la fábrica, y sostuvieron su intención de recuperar su empleo.

En esta lucha, los empleados de Canale recibieron el apoyo de toda la comunidad, políticos locales, bonaerenses y nacionales, el Municipio y otros sectores de trabajadores.