Augusto Soto, de 6 años, viajó con su papá a la ciudad de General Belgrano a pasar una jornada de pesca y esparcimiento a orillas del río Salado. Jugando, indagando, investigando, como cualquier niño curioso, halló restos de un Gliptodonte.

Jugando, con la curiosidad propia de un niño, Augusto, un pequeño de seis años, que fue a pescar con su papá, halló restos fósiles de un dinosaurio. Ocurrió en la costa del Río Salado, en General Belgrano.

Matías Soto, el papá, es vecino de Glew, y organizó una jornada de pesca junto a su hijo en un sitio recomendado para la pesca. En determinado momento, buscando lugares para el "pique", ambos observaron que algo inusual sobresalía de la tierra y rápidamente comenzaron a efectuar pequeñas excavaciones para saber de qué se trataba.

¿QUÉ ES UN GLIPTODONTE? El gliptodonte, extinguido durante el período Cuaternario, era una especie de mamífero con características similares a los armadillos, aunque de un tamaño muy superior: alcanzaba los dos metros de alto, tres de largo y llegaba a pesar más de una tonelada.

Leé también:  Hallan muerta a la mujer que estaba desaparecida en Bariloche y creen que se suicidó

Su mamá Myriam, destacó que el pequeño explorador Augusto, "es un apasionado de todo lo que tiene ver con cosas misteriosas, dinosaurios, arqueología".