Con una buena actuación a lo largo del encuentro fue más que Barracas Central y se impuso 1-0 gracias a un golazo de tiro libre de González.
 González acarició la pelota con la zurda y metió un auténtico golazo.
González acarició la pelota con la zurda y metió un auténtico golazo.

De la mano de Perazzo, Temperley sigue sumando puntos y trepando en la tabla de posiciones.

En su visita a Barracas Central, tuvo un buen arranque, encontró un golazo para abrir el camino y supo aguantar la embestida local para sellar una victoria clave.

El inicio del encuentro dejaba entrever que, si estaba atento, el Cele iba a tener ocasiones para apretar al Camionero. Y así fue. Con movimientos certeros de mediocampo en adelante, el equipo de Perazzo fue punzante con la pelota y llegó con peligro en varias oportunidades.

Lucas Baldunciel fue una de las piezas destacas de esa etapa sobre el sector izquierdo. A los dos minutos sacó un remate que se fue apenas ancho. Sobre los 12, tras una buena jugada individual, puso a Cerutti de frente al arco y éste estrelló el travesaño con su disparo. Y a los 29, asistió a Baglivo para un cabezazo.

Leé también:  Con Perazzo, este Gasolero marcha mejor que un 0KM

Temperley era más desde lo colectivo y también por ocasiones. Le faltaba precisión y la encontró toda junta de la mano de Mauro González. Sobre los 30 minutos y con un tiro libre, el 11 hundió el pie zurdo bajó la pelota y sacó un tiro lleno de rosca que pasó por arriba de la barrera y se coló en el ángulo. Ventaja y justicia en el marcador.

Barracas, con una imagen deslucida, apenas encontró respuestas en el final con un remate de Ramiro López que se fue pegado al palo.

Ya en el complemento, el local salió en busca del empate y se paró unos metros más adelante. Rápidamente le quitó la tenencia de la pelota al Gasolero, empezó a ganarle las divididas y, con juego colectivo, generó tres chances claras en los primeros 20 minutos.

Leé también:  Temperley: Perazzo no quiere apurar el regreso del “Armenio”

Pasada esa exigencia para las intervenciones de Castro, el empuje y la intensidad del equipo de Aldirico empezaron a caer.

Más allá de esas primeras llegadas, Temperley siempre se mostró firme en defensa y esa merma en el juego favorecieron el triunfo.

El partido cayó en un pozo y Perazzo lo terminó acomodando con los cambios para cerrar el resultado.

A menos de un mes de su llegada como DT, el equipo dio respuestas y mostró rebeldía para hilvanar una serie de buenos resultados. Con seis fechas por delante para cerrar el año, tendrá que decidir si quiere pelear en serio por el ascenso.