El Gasolero, que todavía no ganó en lo que va del año, visita a Alvarado en busca de tres puntos necesarios para seguir prendido en la pelea de arriba. Perazzo mantiene dudas.
El Gasolero necesita ganar para alimentar su ilusión.

Luego de lo que fue el golpe que le propinó Guillermo Brown, Temperley se quiere recuperar rápido y este sábado, desde las 21, visitará a Alvarado, en Mar del Plata, con un objetivo claro: sumar el primer triunfo en el año.

El equipo que comanda Walter Perazzo no tuvo el mejor comienzo en este 2020 al sumar dos puntos sobre nueve y necesita reencontrarse rápidamente con las buenas sensaciones para no perder terreno en la pelea por uno de los ascensos a la Superliga. Por eso, ante este panorama, el encuentro ante los marplatenses es de vital importancia.

Leé también:  Crivelli, entre proyectos personales y refugio en casa

El entrenador es consciente de eso y sabe que el equipo necesita volver a mostrar la solidez y la eficacia que supo exhibir en la recta final del año pasado, con la que se prendió en la conversación de arriba, para seguir firme en esa lucha.

Para conseguirlo, Perazzo meterá mano en el equipo y hará unos retoques en cuanto a la formación que perdió ante Guillermo Brown. En el fondo, Brian Machuca se perfila como el reemplazante de Fernando Alarcón, que llegó al límite de amarillas, y en el medio las dudas pasa por Emanuel Ibáñez o Roberto Brum y Mauro Cerutti o Alexis Vega.

Del lado de Alvarado, que acumula cinco partidos sin perder de local (cuatro victorias y un empate), buscará recuperarse de la derrota ante Morón. Para eso, el DT Juan Pablo Pumpido no tocará mucho el equipo y sólo meterá un cambio obligado: Maxi Oliva por Fernando Ponce.

Leé también:  Fede Crivelli apuesta por la unión de los futbolistas

Así, con equipos necesitados, el Celeste buscará imponer condiciones y seguir prendido en la lucha por el ascenso.