Hermosilla, Gaitán, Sosa, Ayunta y Tavaliere fueron subidos al plantel y ahora están en su primera pretemporada con los profesionales, ilusionados con ganarse un lugar en el equipo.
Los pibes del Celeste ya cumplieron con el ritual del corte de pelo.

En medio de una renovación en la coordinación de las Divisiones Inferiores, Temperley se alista en un nuevo proyecto con el objetivo de en promover cada vez más jugadores de la cantera del club. Y en vía de ese camino, el técnico Walter Perazzo dio el primer paso y llevó cinco juveniles a la pretemporada en Tandil para que se afiancen en el plantel profesional.

Los elegidos por el entrenador del Gasolero para que realicen su primera pretemporada con los mayores fueron los defensores Cristian Hermosilla y Quimey Gaitán; los delanteros Matías Sosa y Franco Ayunta; y el arquero Matías Tavaliere.

Leé también:  Perazzo lamentó los dos puntos perdidos

Estos jóvenes futbolistas, que se destacaron en la Reserva durante el último semestre y tuvieron un buen paso por Inferiores, buscarán ganarse un lugar entre los profesionales y seguir así el mismo camino de Nicolás Demartini que, con 20 años, es uno de los pilares del equipo que comanda Perazzo.

De estos cinco juveniles que entrenan en Tandil junto al plantel en Tandil y que ya pasaron por el ritual del corte de pelo, el único que debutó en primera fue Ayunta, que con 17 años cumplió el sueño del pibe y jugó unos minutos en la derrota por 1-0 ante Ferro por la fecha 13 de la Primera Nacional.

Leé también:  Serios incidentes en el inicio de Nueva Chicago-Temperley

Los otros cuatro no tuvieron la misma suerte y todavía no debutaron en el primer equipo, a pesar de que en los últimos meses participaron de varios entrenamientos con los mayores y de a poco se fueron ganando un lugar.

A pesar de ese detalle, Hermosilla, Gaitán, Sosa, Ayunta y Tavaliere comparten un mismo desafío por delante: afianzarse en plantel profesional del Gasolero.