Susana Giménez debió ser intervenida este viernes en un sanatorio de la ciudad de Maldonado, en Uruguay, después de haber sufrido la luxación de uno de sus codos en una caída accidental en La Mary, su casa de Punta del Este, según confirmaron hoy su hermano, Patricio Giménez, y autoridades médicas del centro asistencial.

“Se encuentra bien. Tuvo una caída de su altura, se sacó de lugar el codo izquierdo. Eso se redujo en block quirúrgico y ya está prácticamente resuelto”, explicó a la señal TN Elvio Paolillo, director del sanatorio Cantegril, en el que "la diva de los teléfonos" atravesaba ya su recuperación.

ESTÁ ACOMPAÑADA SU HERMANO.
ESTÁ ACOMPAÑADA SU HERMANO.

De acuerdo con la explicación del director médico, la “Diva de los Teléfonos”  fue llevada “bajo anestesia general” al quirófano, donde “bajo radiología” se pudo “descartar la fractura” y colocar nuevamente el codo en la articulación.

“El codo ya está en su lugar, inmovilizado y ahora hay que hacer los controles”, apuntó Paolillo, y agregó que “probablemente se dé de alta” a Giménez durante el transcurso del día.

Mientras que Patricio Giménez, quien acompaña a Susana en Uruguay desde su llegada el sábado pasado, quien relató cómo fueron las circunstancias del accidente doméstico que provocó su caída: “Se cayó llevando a Rita (una perra que adoptó durante la cuarentena)”.

“Estaba con su bolso y una cartera, tenía pantuflas y cuando quiso subir una escalera se tropezó”, relató en diálogo telefónico con el programa radial de Luis Novaresio.

SALIDA POLÉMICA. La salida de Susana y traslado a su casa de Punta del Este causó revuelo mediático esta semana, y fue ella misma quien en diferentes entrevistas televisivas explicó que, como propietaria de distintas casas en el país vecino y con un trámite de residencia en proceso, consiguió el permiso de las autoridades para ingresar.

Como con todos los arribos a ese país, Susana debía seguir el protocolo sanitario que estipula el aislamiento por 14 días para prevenir la expansión del coronavirus, que estaba llevando en su ya famosa casa de San Ignacio, La Mary.