Sudáfrica es el máximo candidato a ser sede de la Décima edición de la Copa del mundo de rugby por recomendación de la World Rugby (WR) y Rugby World Cup Limited, y el máximo dirigente de la Federación sudafricana (SARU), Jurie Roux, hizo un llamado a Irlanda y Francia para que abandonen la carrera por la organización del certamen que se disputará en 2023.

Sin embargo, pese al pedido de Sudáfrica, Francia e Irlanda siguen en carrera.
Los Irlandeses reafirmaron ante la sugerencia que poseen la capacidad para celebrar el máximo certamen y confían en lograr los 20 votos requeridos de los 39 disponibles en el Consejo de la WR.
El próximo 15 del actual, la WR, cuyo vicepresidente es el argentino Agustín Pichot, determinará cual de los tres candidatos organizarán el Mundial 2023, que seguirá a la Copa del Mundo de 2019 a jugarse en Japón, indicó el diario irlandés Independent.
El inglés Bill Beaumont, presidente de WR y de Rugby World Cup Limited, comentó que “lLa detallada evaluación reafirmó que tuvimos tres grandes propuestas, pero también identificó a Sudáfrica como favorita en base a su relación con ciertos criterios clave, algo el Consejo apoya con su recomendación".
En caso de no surgir alguna decisión en contrario, el mundial de 2023 se jugará en Sudáfrica como aconteció en 1995 cuando los Springbooks lograron el primer título del mundo al vencer en la final a Nueva Zelanda por 15 a 12 en tiempo suplementario.
En esa ocasión la copa fue entregada al campeón por Nelson Mandela, el primer presidente de Sudáfrica elegido democráticamente y ganador del Premio Nobel de la paz en 1993.