Primero fueron las principales avenidas de la ciudad y los centros comerciales. Luego pasaron a las calles de alto tránsito y ahora, poco a poco, las luces LED comienzan a llegar a los barrios.

Durante los últimos días, los trabajos de colocación de los nuevos dispositivos se desplegaron por Fiorito sobre la calle Quesada desde Hornos hasta Larrazabal y en Unamuno desde Quesada hasta Oyolas.

“La renovación del sistema otorga mayor potencia a la iluminación y representa un ahorro fundamental en el consumo responsable de la energía”, declaró el secretario de Gestión Descentralizada, Gastón Lassalle.

Desde que comenzó la iniciativa se instalaron más de 20 mil luces LED en todo Lomas y este año se busca colocar otras 10 mil en todos los barrios.

Leé también:  Cañuelas: proyectan un nuevo corredor turístico

Durante 2018, se cubrió la totalidad de las cuadras de accesos a las instituciones educativas, tanto de gestión pública como privada, llegando a 260 escuelas; y  los accesos de los 67 centros de jubilados que están inscriptos en el registro del Instituto de Discapacitados y Adultos Mayores (Imdiam).

Las luces LED tienen varias ventajas en comparación con las de sodio o incandescentes, ya que consumen hasta 50% menos de energía y tienen una durabilidad de 50 mil horas frente a las 10 mil que poseen los antiguos artefactos.

Como parte de los trabajos también se están colocando las nuevas luminarias en las calles Filardi en Centenario (donde, además, se están realizando obras de carpeta asfáltica y tareas de mantenimiento), José Ingenieros y Vicente López y Planes en Santa Marta, Solís y Vicente Stea en Temperley Este y Barilari en San José Este, entre otras.