Son 12 mujeres que desde hace un año se organizaron en Almirante Brown y lograron instalar una marca de indumentaria y ofrecen prendas a "precios populares".
El intendente Mariano Cascallares participó de la inauguración del espacio.

“Comenzamos con muy poco presupuesto, recibiendo donaciones de tela y recortes que los comercios no podían vender. Ahora, ver que el emprendimiento crece día a día nos da alegría y nos genera esperanza de cara al futuro”, cuenta Nilda Chamorro con orgullo

Cuando habla, no puede disimular la felicidad. No es para menos, días atrás, ella y otras 11 compañeras de la organización Barrios de Pie acaban de inaugurar un nuevo polo textil en el corazón de la localidad de Malvinas Argentinas, partido de Almirante Brown.

Leé también:  Se viene la cuarta edición de la “Carrera X Todos”

El proyecto nació hace poco más de un año con la idea de darles un sustento y una salida a decenas de mujeres desocupadas en medio de la situación económica que vive el país.

Por ahora, no les va nada mal. Lograron imponer la marca de indumentaria Mandarina Textil y ofrecen prendas y artesanías a “precios populares” a cientos de familias de la zona Sur.

Confeccionan guardapolvos para niños del jardín, conjuntitos, remeras, abrigos, almohadones, banderines y hasta disfraces para niños y niñas, entre otras cosas

“Somos madres, somos hijas, somos esposas, somos luchadoras que en el oficio textil encontramos un canal creativo, donde nos reinventamos una y otra vez”, dicen.

Leé también:  Un policía escapaba con una moto robada y quedó detenido tras un tiroteo
Confeccionan vestidos, remeras, abrigos, entre otras prendas.

“Las mandarinas somos un grupo de mujeres, que ante la desocupación decidimos organizarnos en cooperativas textiles autogestionadas. Nos mueve la búsqueda de un trabajo sustentable y digno”, resaltan con la esperanza de seguir creciendo a lo largo del tiempo.

Para ellas, en los próximos años, “la economía popular, las alternativas de comercialización, el consumo responsable y la solidaridad serán la punta de lanza para poner el país y cada municipio de pie”.

Y ahí andan, dando pasos agigantados, construyendo redes cada vez más grandes, generando nuevos espacios de intercambio y nuevas formas de comercialización, siempre justas.