El arquero de San Martín de Burzaco no marca grandes diferencias con sus pares de Primera División, aunque confiesa que para la categoría se va a ser difícil el pago de sueldos. En lo personal, cerró su consultorio y estudia alternativas para sus clientes.
Federico Scurnik y una mirada cruda sobre el fútbol de ascenso durante la cuarentena.

La pelota no rueda. Los clubes están cerrados y los jugadores viven con la incertidumbre de saber que va a pasar. En el ascenso, el tema se torna más complicado, porque el sueldo no alcanza y hay que ocuparse de otros trabajos en forma paralela.

Así transcurre sus días Federico Scurnik, arquero de San Martín de Burzaco, equipo que milita en la Primera C del fútbol argentino. En diálogo con La Unión, explicó sus sensaciones de este vacío sin actividad y cómo repercute el aislamiento en su vida familar.

"Desde lo futbolistico me parece que se frenó justo a tiempo. Fueron medidas preventivas y no se tuvo que remediar una situación más complicada como pasó en Europa. Paro el fútbol en todo el mundo cuando el avance del virus ya estaba más instalado allá más que en nuestro país. En ese sentido estoy más que conforme en la decisión", explicó el "1".

Como la mayoría de sus colegas, el objetivo es "tratar de llevar el momento" lo mejor posible, entrenando por cuenta propia y refugiado en la vida familiar. "En lo personal es complicado suspender el trabajo y la actividad deportiva porque por más que uno se pueda mover en la casa mucho no puede hacer. No es lo mismo la rutina de todos los días, de levantarse e ir al club, de juntarse con tus compañeros de auto, llegar al vestuario y toda la convivencia tradicional de un entrenamiento donde se contagia entusiasmo. Es atípico, está costando y con el correr de los días está la incertidumbre de que se extienda la cuarentena. Va a ser más difícil", manifestó el Ruso, dueño del arco de los Azules de Burzaco.

Leé también:  El Fútbol Femenino de San Martín de Burzaco festejó el aniversario de su regreso

Y añadió: "No contamos la mayoría con la comodidad de un jugador de elite, por lo general para nosotros es mucho más complicado, pero considero que la situación nos afecta de igual manera a todos. Porque el de Primera División por más comodidades que tenga le debe estar costando no estar con sus compañeros, no estar en el vestuario, pero por ahí tiene la facilidad de que no va a tener problemas en el tema de los pagos en tiempo y forma, y en ese sentido vamos a estar complicados porque al no estar compitiendo va a estar muy bravo el normal pago de los sueldos. Es algo con lo que vamos a tener que lidiar. Pero cada uno se acomoda según sus condiciones, nosotros no renegamos de nada, somos futboilistas de ascenso, pero futbolistas al fin, pero la vamos a tener que remar".

El arquero también debió cerrar su consultorio.

Por otro lado, tuvo que cerrar su consultorio. Scurnik es Psicólgo Deportivo y tiene pacientes con los que tuvo que mantener distancias, aunque de seguir la cuarentena por el Coronavirus deberá implementar otras maneras de realizar las terapias.

Leé también:  El fútbol femenino festejó su día

"En mi caso el 100% de mis clientes son deportistas, así que hemos decidido postergar hasta ver que sucede. Mi idea era esperar hasta el 31, pero si se extiende vamos a ver la posibilidad de buscar otra manera. Nunca fui partidario de las terapias a distancia porque me parecen sumamente ineficaces porque considero que se deja de lado lo más importante que es el lenguaje gestual y corporal, pero es algo personal. Si esto sigue así vamos a evaluar las posibilidades de realizarlas por otros medios porque está bien que uno se tenga que quedar en la casa pero uno en la casa tiene que comer y seguir afrontando todos los servicios y todos los gastos fijos que hay por mes y para eso hay que generar ingresos".

En lo estrictamente futbolistico, San Martín venció a General Lamadrid por 2-1 en el último partido y cortó con una racha de dos empates y tres derrotas consecutivas. Con la esperanza de que los torneos se reanuden, el arquero dijo: "Antes de que se pare todo estábamos pasando un momento complicado, nos costaba mucho ganar y por suerte sacamos adelante un partido importante. El objetivo nuestro es sumar partido a partido, fortalecernos y consolidarnos como equipo. Ser regulares, que es lo que nos viene faltando, porque tuvimos partidos muy buenos y otros muy malos. Eso es lo peor que te puede pasar, no saber qué clase de equipo somos. Tenemos que buscar nuestra mejor forma y poder pelar por algo porque la gente tiene expectativas y lo merece".