El Millonario, que perdía 1-3 ante Arsenal, se recuperó en los minutos finales e igualó por 3-3 con el elenco de Sergio Rondina, que dejó escapar una chance para ser escolta de Boca.
Mientras pìensa en Boca, se llevó un punto ante Arsenal.

River no pudo abstraerse del partido  revancha que afrontará el martes ante Boca por un boleto a la final de la Copa Libertadores y estuvo cerca de perder ante Arsenal, pero reaccionó a tiempo e igualó 3-3 en Sarandí, luego de tener una desventaja de dos goles en contra.

El local arrancó mejor y aprovechó la realidad que vive el equipo de Gallardo con la Libertadores. Y con dos goles, uno a los nueve (por intermedio de Piovi) y otro a los 32 (obra de Kaprof), marcó una ventaja y parecía tener la historia encaminada, ya que controlaba las acciones ante un River sin solidez en la faz defensiva.

Leé también:  River se despide de su gente en Núñez antes de viajar a Lima

Sin embargo, en el complemento, River se propuso dar pelea y descontó rápido por intermedio de Scocco. Arsenal, sin bien reaccionó a los pocos minutos y volvió a estirar la diferencia con un gol de Giménez para empezar a sentenciar la historia, no pudo cerrar la historia para ser escolta.

Y al Millonario, al que nunca hay que darlo por vencido, reaccionó. Eso lo pagó caro el local, que no pudo sostener la ventaja y masticó bronca.

La visita, con el poderío individual de sus hombres, se despertó a tiempo y, con autoridad, logró un valioso empate a dos minutos del final, con otro festejo del ex Newell’s y un gol en contra de Torrent. Y así llega entonado al duelo con Boca.

Leé también:  Gallardo le bajó el tono a los rumores del Barcelona