Se abordarán cuestiones relacionadas a la suba salarial, a las condiciones laborales, a infraestructura y capacitación. Desestimaron la posibilidad de la cláusula gatillo.
El Gobierno bonaerense convocará a paritarias a los gremios de docentes y estatales para el próximo lunes en el Ministerio de Trabajo, para comenzar a abordar cuestiones no sólo relacionadas con la suba salarial, sino también con condiciones laborales, infraestructura y capacitación.
La reunión será en el Ministerio de Trabajo.
La reunión será en el Ministerio de Trabajo.

"Debemos empezar a pensar cómo se recomponen los ingresos de los trabajadores", explicaron fuentes del Ejecutivo, quienes reiteraron que la idea es no volver a implementar la cláusula gatillo dado que ese mecanismo de ajuste automático del salario por inflación "indexa la economía": "No permite volver a sentarte a dialogar si hay una situación de emergencia".

Leé también:  Lanzarán un plan para que los docentes puedan comprar computadoras en 36 cuotas

"Necesitamos avanzar para hacer crecer los salarios reales contemplando distintos escenarios, pero el botón de ajuste no puede ser siempre el salario público", dijeron, y subrayaron que se apuesta "a tener el mejor diálogo con los gremios".

Los sindicatos de maestros recibieron un comunicado del Ministerio de Trabajo bonaerense en el que se les informaba que los docentes cobrarán en los próximos días un aumento del 11,7% por la actualización por inflación del último trimestre de 2019, pero que el remanente de diciembre se percibirá recién con los salarios de marzo.

Las fuentes gubernamentales explicaron que el retraso responde a "dificultades de solvencia" que tienen que ver con el pago del vencimiento de US$250 millones que hubo que hacer el lunes a los tenedores del bono BP21.

Leé también:  Inauguraron el Hospital Modular de Lomas, que atenderá casos de Coronavirus y luego de la pandemia seguirá funcionando

Además, apuntaron a que la postergación del Impuesto Automotor que vencía en enero y el retraso de la fecha de vencimiento del impuesto inmobiliario provincial para fines de febrero repercutieron en que los dos primeros meses del año no ingresaran unos US$10 mil millones a las arcas bonaerenses.