Su presidente, Jair Bolsonaro, tuiteó que MWM, Honda y L’Oréal se iban del país para instalarse en el carioca. Pero las mismas empresas lo desmintieron y debió eliminar el posteo.
Bolsonaro sembró caos con sus declaraciones.

En plena crisis económica y productiva, no sería sorpresivo que empresas argentinas migren a otros países. No obstante, en medio quedan miles de familias sin trabajo. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que tres fábricas se irían para su país, generando un alerta en miles de trabajadores locales. No obstante, las empresas salieron a desmentir al presidente carioca.

"La planta de motores estadounidense MWM, Honda, el gigante automotriz, y L'Óreal, anunció el cierre de sus fábricas en Argentina y su instalación en Brasil", escribió el jefe de Estado. "La nueva confiabilidad del inversor llega a generar más empleos y una mayor rotación económica en nuestro país", agregó en el fallido tuit.

la acción de Bolsonaro no parece inocente, más aún teniendo en cuenta los cruces que ya tuvo con el presidente electo Alberto Fernández. De hecho, no irá a la asunción el 10 de diciembre, tampoco enviará al vicepresidente: apenas irá un ministro de su Gabinete.

Sin embargo, las desmentidas no tardaron en llegar. “Honda no cierra su planta en Argentina, sino que mantendrá sus operaciones en Argentina tal como estaba previsto, a partir del 2020 concentrando su producción en la línea de motocicletas", declaró una fuente de la compañía.

Leé también:  Fernández dio indicios de cómo podría pagarle al FMI

“L’Oréal produce en Argentina cerca de 40 millones de unidades por año en sociedad con un productor local. No existe ningún plan para cambiar esto, de hecho nuestra ambición es continuar incrementando la producción local. Argentina es un mercado estratégico para L’Oréal y la compañía está comprometida en acompañar el crecimiento económico del país”, rechazó por su parte la empresa en su comunicado.

Mientras tanto, la compañía brasileña MWM había cerrado su planta de fabricación de motores diésel en la ciudad de Jesús María, Córdoba, durante septiembre a raíz de la caída de la producción. “Todo el respaldo necesario para los productos MWM en Mercosur ahora se proporcionará a través de sus operaciones en Brasil, con un enfoque en la red de servicio local de Argentina, asistencia técnica y distribución de repuestos”, informó en ese momento.

Leé también:  Por la crisis económica, Arcor despidió a 42 trabajadores

Lo cierto es que la acción de Bolsonaro no parece inocente, más aún teniendo en cuenta los cruces que ya tuvo con el presidente electo Alberto Fernández. De hecho, no irá a la asunción el 10 de diciembre, tampoco enviará al vicepresidente: apenas irá un ministro de su Gabinete.