En el escenario de la UTT, la primera vez de Las Manos de Filippi en Domselaar. 

La estructura de un caserón antiguo en la lluvia incansable de la noche del sábado configuraron el show íntimo y furioso de Las Manos de Filippi en Domselaar, un pueblo del partido de San Vicente. Fue en el Centro Social y Cultural Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), en medio de la gira internacional que lleva adelante la banda.

El rumido de una vaca que surgía de la oscuridad más absoluta advertía del contexto rural en el intervalo entre tema y tema de la primera banda que abrió la noche, “Más de lo Mismo”, un estilo punk argento.

El recipiente de empanadas fritas se vaciaba más rápido a medida que avanzaban los temas y luego llegaba “Santo en Bomba”, la segunda banda que teloneaba a Las Manos, con una combinación de ska y funk bien rítmico. La heladera de cerveza se vaciaba como nunca.

Leé también:  Buscan a un hombre acusado de abusar a su hijastro de un año

Luego llegarían Las Manos, dejando en claro sus 26 años de trayectoria desde el primero hasta el último tema. Pasaron clásicos como el Himno del Cucumelo, Organización y el tendal de lo nuevo de M.A.C.R.I, como El Sistema, Wanda o Plusvadicción.

Los artistas no pararon de bailar sobre el escenario. 

La potencia, los movimientos escénicos y la química entre los artistas, que interactúan entre ellos y el público con la misma intensidad, ponen las fronteras musicales contra las cuerdas.

Un perro nervioso entraba y salía de escena, ladrando, circulando entre el público que no paraba de agitarse y bailar. Una chica sacó los aros luminosos y brindó de forma espontánea un número artístico en el medio de pogo; otra lanzó un pañuelo verde al escenario que fue levantado por “El Cabra”, voz líder de la banda, destacando la lucha por el aborto legal.

Leé también:  Buscan a un hombre acusado de abusar a su hijastro de un año

Lo que sucedió en la UTT fue más allá de lo meramente musical. La decisión de esta banda de salir a tocar por centros culturales, clubes y espacios alternativos (fuera de los circuitos meramente comerciales o establecidos) en tiempos donde el apagón mediático anula cualquier discurso contrahegemónico, es un trabajo obrero.

En tiempos de verdurazo, y de crisis de los pequeños productores rurales, el UTT funciona como una red de encuentro para abordar de forma colectiva la coyuntura actual. Crear condiciones de subsistencia ante los gigantes del agro.

El contenido de las canciones de Las Manos va en una línea de fuga de sentidos: un crítica al sistema capitalista y a la forma burguesa del Estado, y la reivindicación de la lucha de los trabajadores, la huelga y la manifestación social como contraposición.

Vale la pena pensar si un perro y cincuenta personas haciendo pogo pueden resultar un sacudón más fuerte que el goteo diario de información de los canales de televisión oficialistas criminalizando la lucha popular. El hecho artístico y social como contraposición.