Ante la fuerte caída de las ventas y la acumulación de stock, proponen que las concesionarias obtengan beneficios impositivos y financieros.
Este año, las ventas tuvieron un desplome del 45,8%.

La asociación que nuclea a las concesionarias (Acara) le pedirá al Gobierno que declare la emergencia económica automotriz. La fuerte caída de las ventas y la acumulación de stock está afectando al rubro desde que comenzó el año.

La declaración de emergencia automotriz por un año tiene como objetivo que las concesionarias obtengan beneficios impositivos y financieros, así como también convenios de facilidades de pago y moratorias para la cancelación de obligaciones impositivas y de la seguridad social.

En lo que va del año se vendieron 343.463 vehículos, casi la mitad que el año pasado, donde se habían patentado 633.718, lo que significa un desplome del 45,8%. Las cifras se desprenden del último informe publicado por Acara correspondiente al acumulado de agosto.