Durante la madrugada, el elenco nacional cayó ante Highlanders por 32 a 27 en el marco de la N°13 fecha del Súper Rugby.
Jaguares jugó de arranque con muchos suplentes.
Jaguares jugó de arranque con muchos suplentes.

La franquicia argentina Jaguares fue vencida en la madrugada por Highlanders, de Nueva Zelanda, por 32 a 27 (primer tiempo de 26-13), aunque sumó un punto bonus defensivo al caer por menos de siete tantos, en un cotejo por la 13ra. fecha del Súper Rugby.
El encuentro se jugó el estadio Forsyth Barr de la ciudad de Dunedin, con el arbitraje de Ben O'Keeffe, de Nueva Zelanda.

El equipo argentino (con seis triunfos y cinco derrotas) volverá a jugar el sábado próximo a las 4.35 de nuestro país ante Hurricanes en el Westpac Stadium en la ciudad de Wellington.
Los tantos de jaguares se concretaron con tries de Matías Moroni, Marcos Kremer y Ramiro Moyano, sumados a tres conversiones y dos penales de Joaquín Díaz Bonilla.

Por su parte, Highlanders, campeón en 2015 y subcampeón en 1999, acumuló cuatro tries, de James Lentjes, Matt Fedes, Sio Tomkinson y Liam Coltman, con tres conversiones y dos penales de Josh Ioane.

Pese a la derrota, Jaguares se mantuvo entre los ocho que están clasificando para los cuartos de final, en el séptimo puesto con 28 puntos, aunque es muy probable que mañana quede octavo si, como es de suponer, Brumbies de Australia vence de local al último, Sunwolves de Japón.

Jaguares, que por decisión de Quesada dejó a muchas figuras en el banco, perdió por 13 puntos el primer tiempo pero reaccionó con los ingresos de Agustín Creevy, Pablo Matera, Tomás Cubelliy Tomás Lavanini, aunque sus chances de igualar el marcador se vieron relegadas al cometer una serie de penales.