Cientos de personas hicieron cola durante varias horas para inscribirse en el programa de pagos que abrió el Gobierno para tramitar este beneficio.
Cientos de desocupados se agolparon en el edificio para conseguir el beneficio.

Una extensa fila de cientos de personas se registró este viernes en la cuadra de la sede de Secretaría de Trabajo ubicada en la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de ingresar al segundo cupo que se abrió para cobrar el bono de $5.000 para desocupados que impulsó el Gobierno y que había sido por un momento frenado por la Justicia.

La primera etapa de pagos, que contaba con un cupo de 80.065 personas, ya fue llevada adelante, mientras que esta semana se abrió un segundo cupo para otros casi 50.000 beneficiarios, informó la cartera laboral.

En ese marco, durante los últimos días hubo extensas filas en la sede de Trabajo de la Avenida Leandro N. Alem, en el bajo porteño, de personas que buscaron tramitar este beneficio.

Leé también:  Pymes creen que el bono de fin de año "es necesario" pero piden auxilio para pagarlo

Se trata del subsidio que "forma parte de las acciones que se reforzaron en el marco de la vigencia de la Ley N° 27.345 de Emergencia Social, en conjunto con una serie de medidas impulsadas desde los diferentes Ministerios nacionales, con el objetivo de acompañar a las familias afectadas por el difícil contexto económico", agregó Trabajo en un comunicado.

Entre los requisitos para cobrar el bono de 5.000 pesos, figuran ser mayor de edad; poseer el alta del CUIL definitivo otorgado por la ANSES; ser desocupado y no tener trabajo en blanco; no cobrar ninguna prestación en ANSES ni de otra dependencia social y demostrar situación de indigencia o pobreza.

Leé también:  Pymes creen que el bono de fin de año "es necesario" pero piden auxilio para pagarlo

Para más información sobre el cobro del bono, Trabajo sugirió a los interesados llamar a las líneas telefónicas del Centro de Orientación al Ciudadano 0800-666-4100 y 0800-222-2220.

El Gobierno había anunciado este beneficio semanas antes de las elecciones del 27 de octubre, pero luego la jueza federal con competencia electoral, María Servini, prohibió al Ministerio de Producción y Trabajo y la Secretaria de Empleo de la Nación disponer fondos en concepto de susbidios a desocupados hasta después de los comicios.

Lo hizo dando lugar a un pedido del Frente de Todos, que había denunciado que con el otorgamiento de los planes se pretendía "condicionar el voto de las personas que resulten beneficiarias del subsidio".

Una vez pasada la fecha de las elecciones generales, Trabajo retomó los trámites para otorgar este beneficio que llegará a 114.000 personas.