Día del Artista Plástico: los lomenses que dejan huellas en la ciudad 

ORGULLO. Dos artistas que se dedican al oficio y plasman sus obras en distintos puntos de Lomas, hablaron de lo que significa la profesión en sus vidas.

El Día del Artista Plástico en Argentina se celebra todos los 3 de noviembre, en conmemoración al fallecimiento de Prilidiano Pueyrredón, uno de los precursores del arte en el país. Sus obras y pinturas sentaron las bases de la profesión que hoy llevan adelante miles de artistas, como los lomenses Fernando Izaguirre y Soraya Carracedo, quienes hablaron de la importancia de crear con las manos, contribuir a la cultura y hacer visible su trabajo.

El talento y la pasión por el arte aparecieron en la vida de Fernando Izaguirre desde muy joven. Pintar y dibujar eran moneda corriente en su infancia y los logró perfeccionar a lo largo de su vida. Desde la década del '90, Fernando ha participado en exposiciones colectivas y tuvo la suerte de realizar muestras individuales: "La primera que hice de mi autoría fue en Café Dalí, un lugar histórico, y luego continué por todo el Conurbano".

Izaguirre ha tenido la posibilidad de llevar adelante una enorme cantidad de murales, entre los que se destacan los ubicados en la calle Sáenz y la serie de ocho murales con temáticas referidas a la obra literaria de Julio Cortázar, los cuales están distribuidos por todo Banfield.

En Lomas, localidad que adoptó como propia, Izaguirre ha tenido la posibilidad de llevar adelante una enorme cantidad de murales, entre los que se destacan los ubicados en la calle Sáenz: "El emprendimiento de Carlos Tavano, con murales de cerámica, marcaron una tendencia y fueron muy interesantes para la localidad". Además, en 2005, el artista inauguró una serie de ocho murales con temáticas referidas a la obra literaria de Julio Cortázar, los cuales están distribuidos por todo Banfield, entre ellos en el ingreso al Country de Banfield, inspirado en el cuento "Casa tomada". 

Soraya Carracedo es artista plástica hace cinco años y su dedicación por el oficio es igual de destacable que la de Fernando. La lomense se reinventa permanentemente y le hace frente a la pandemia para poder hacer lo que más le gusta. Pese a no poder asistir a ningún centro de estudio ni realizar cursos presenciales, trabaja desde su casa con algunas manualidades en cemento, arcilla, pintura y cerámica.

Es una felicidad poder terminar una obra con el material que a cada uno le guste. La profesión me enriquece espiritualmente y me reconforta el alma.

"Mi objetivo es expresar los pensamientos a través de las manos y plasmarlos en una obra", dijo Soraya, que luego de una pausa habló lo que significa el arte en su vida: "Es una felicidad poder terminar una obra con el material que a cada uno le guste. La profesión me enriquece espiritualmente y me reconforta el alma".

"Me interesan los murales en cantidad, creo que son necesarios para que la profesión sea visible y para generar cultura en la sociedad", dijo, para concluir, Izaguirre, que ya trabaja para que esta meta se cumpla: en conjunto con el Municipio, tiene en mente poder ofrecer a la comunidad un taller de mural con varias técnicas, con el objetivo de que "todos tengan la posibilidad de estar en un espacio artístico e intervenir una pared".

Cabe destacar que Prilidiano Pueyrredón estudió ingeniería en la Escuela Politécnica en París y, ya en Argentina, puso sus conocimientos a la orden de la obra pública: trabajó en las obras de restauración y ampliación de la capilla de la Recoleta, la Pirámide de Plaza de Mayo y la Casa Rosada.

Temas Relacionados
+ historias lomenses
ÚLTIMAS NOTICIAS