La Unión | ESPECTÁCULOS

La Rueca Teatro de Monte Grande sigue adelante en tiempos de Coronavirus

Orgullo local .

Esta sala independiente transita una situación “áspera” y hasta tuvo que resignar una parte de su espacio. Mientras tanto, pelean la situación nucleándose con otros colegas y con sus actividades virtuales.

La Rueca Teatro es un espacio independiente de Monte Grande que está atravesando, como puede, los avatares de la pandemia de Coronavirus, mientras continúa su marcha reconvirtiendo sus actividades y nucleándose con otras salas de la región.

Con casi una década de historia y con Mariana Agüero al frente, una actriz, directora y docente de un frondoso y rico recorrido artístico, describen este presente.

“La situación de La Rueca, en particular, y de muchos espacios independientes en este contexto de pandemia se ha puesto muy áspera.  Es un momento de grande signos de pregunta que tienen que ver con el futuro, sobre cómo vamos a volver, si vamos a volver al teatro en qué condiciones será y cuando”, le comenta Mariana a La Unión.

La interrogación que se plantean seguirá vigente en un escenario hipotético de pospandemia y quizás más allá.

“También es un gran signo de pregunta si vamos a poder sostenernos, porque hasta aquí lo único que sucedió fue acumular deudas, porque la mayoría pagamos los alquileres de nuestros teatros. En el mejor de los casos, veníamos con el alquiler al día o con algún mes atrasado. Tenernos una  de las mejores propietarias, que nos quiere y nos trata con mucho amor”, apunta.

Con respecto a la problemática de los alquileres, un denominador común en las salas independientes, debieron resignar parte del espacio para no acumular deudas.

“Acabamos de cerrar medio teatro, tuvimos que devolver la sala de abajo. Nosotros fundamos La Rueca arriba en una sala muy rara, muy chiquita, muy amorosa y tuvimos la suerte  que la vecina de al lado decidiera cambiar de rubro y pudimos alquilar abajo. Relegamos el espacio que usábamos para las posfunciones. Nos bancamos cuatro años de macrismo, remándola contra viento y marea. La pandemia nos terminó de sacudir”, agrega Mariana.

Los espacios culturales aun no son una de las actividades esenciales en el contexto de pandemia y esto complica aún más las cosas.

“No somos visibilizados como una parte esencial, aun no siendo un entramado esencial, están llegando algunos subsidios que nos están permitiendo de algún modo saldar las deudas. De alguna manera, la cosa está compensada”, señala.

Mientras “siguen haciendo fuerza colectiva” a la espera de otros subsidios y de otras actividades vuelvan a funcionar, varios espacios se nuclearon en la Red de Salas Teatrales de la Provincia de Buenos Aires.

“Con muchas salas nos volvimos a encontrar luego de haber estado juntos. Nos estamos sosteniendo entre todos, todas y todes”, dice la artista sobre esta vinculación con otros teatros, como el Espacio Disparate y otros tantos.

TALLERES VIRTUALES. La Rueca se adaptó a las condiciones que impone el aislamiento social, que incluyen clases y charlas magistrales con grandes figuras de la escena nacional.

Esta sala conservó los talleres de teatro, que recién estaban empezando cuando irrumpió la pandemia.

“No fue simple, pero fue interesante. Estamos explorando el radioteatro, lo audiovisual y la actuación frente a cámara”, explica Mariana Agüero.

También se mantienen los talleres de dibujo y pintura, de artes visuales para niños y de escritura creativa.

Además, está abierta la inscripción para el Seminario “El arte de la voz”, enfocado al uso de la voz en época virtual y a cargo de Paula Reque

Temas Relacionados
+ ESPECTÁCULOS
ÚLTIMAS NOTICIAS