La Unión | DEPORTES

El Club Santa María entrega 2.500 viandas por semana

Solidaridad en Lanús. Los martes y sábados, la entidad de Monte Chingolo realiza ollas populares y brinda una contención vital para las familias del barrio. Más de 250 chicos esperan que termine la cuarentena para volver a jugar.

El Club Santa María de Monte Chingolo es uno de los tantos que decidió abrir sus puertas en la cuarentena para salvarle el plato de comida a cientos de familias del barrio.

SI bien previamente ya cumplían con otros roles sociales y colaboraciones a los vecinos como la copa de leche o la merienda, ahora sin actividades deportivas todo está sumido a las ollas populares para garantizar que, al menos, dos veces por semana la comida no sea un tema de preocupación.

Los martes a partir de las 20 y los sábados desde las 12:30, el club abre sus puertas en Víctor Hugo 440 para entregar alrededor de 2.500 viandas. Según la semana y lo que consigan, las familias retiran en un promedio de a 4 o 5 porciones para todos sus integrantes. “Nosotros veníamos con esta ayuda a los papás pero ahora se trasladó a las familias enteras. Este es un barrio de gente humilde, de trabajo, que vive con el mango del día a día o de un solo ingreso y, si esa persona no trabaja, no tienen para comer. Viendo esa situación y aprovechando que somos una institución abierta a la gente, empezamos a hacer las ollas dos veces por semana”, contó Damián Bolaños, presidente del club.

Las historias de cada hogar evidencian una situación delicada desde lo económico y el espacio que habitualmente recibía a unos 250 chicos y chicas para practicar deportes, ahora lo hace para entregarles una vianda. “Somos conscientes de que hoy llevar el plato de comida a la casa se hace difícil para alguien que vive de una changa. Estamos todos, un poco más o un poco menos, a la deriva con la pandemia y hay mucha gente que directamente está sin trabajo. La situación es bastante caótica y, en lo personal, a mí me da mucha tristeza. Una cosa es contarla al pasar y otra es vivirla como lo hacemos nosotros”, señaló.

En este sentido, Bolaños hizo foco en la importancia de que los clubes se sostengan en el tiempo, teniendo en cuenta el rol clave que tienen en la contención de los más chicos. “Acá los chicos vienen, juegan, disfrutan, hacen deporte. Esto se hace todo a pulmón y les damos un espacio de contención que los saca de la calle: acá adentro no está el peligro de la droga y el alcohol pero en la calle sí, y esa no puede ser una salida para ningún pibe”, agregó el dirigente que trabaja en conjunto con la Unión de Clubes de Barrio de Lanús.

Santa María no cobra cuota social o arancel ni percibe subsidios. Se sostiene con ayuda de sindicatos como el Suterh o los Camioneros, organizaciones sociales y hasta ex jugadores que llegaron a Primera División. “Acá se formaron chicos como Maxi Lugo (ex Lanús, hoy en Chile) y Alexis Soto (ex Banfield, hoy en Racing) y habitualmente giran dinero o se encargan de vincularnos con su mundo para conseguir cosas para ayudar a la gente. No les gusta que los nombremos pero su colaboración es muy importante”, expresó Dami

Temas Relacionados
Ver más:
+ DEPORTES
ÚLTIMAS NOTICIAS