La Unión | LOMAS

Un docente fue repatriado y volvió a Lomas: "Ahora estoy tranquilo y me siento afortunado"

regresó en un vuelo gestionado por el Gobierno. Emilio Mendoza estuvo casi dos meses varado en Honduras, donde la situación por el Coronavirus es cada vez más crítica. Ahora está cumpliendo la cuarentena en su casa.

La odisea de Emilio Mendoza tuvo un final feliz. Luego de casi dos meses varado en Honduras, el docente fue repatriado por el Gobierno, regresó a nuestro país y ahora está cumpliendo la cuarentena en su casa de Banfield.

La situación en el país centroamericano es cada vez más crítica. A los problemas con el agua (esencial para la prevención) se sumaron miles de contagios por Coronavirus y robos en las calles. "Hervíamos el agua pero ya ni se podía tomar, además de que te bañabas y quedabas con el pelo sucio. Allá se dispararon los contagios y la gente no quiere ir a los hospitales", contó Emilio, y agregó: "El hostel estaba a tres cuadras de la Embajada y hubo robos en la calle a pesar de que es una linda zona".

Ya son más de 2.400 los infectados en Honduras, que tiene un cuarto de la población argentina, una tasa de mortalidad alta y un sistema de salud frágil. Es por eso que las autoridades tomaron la decisión de apurar el operativo retorno. "Ya era insostenible la situación así que la Embajada insistió en Cancillería y el viernes 8 de mayo me confirmaron que viajaba en un vuelo de repatriación. El alivio fue muy grande", remarcó.

Los argentinos que estaban en Honduras subieron al avión que venía de Guatemala y el domingo 10 de mayo pasó por la costa del Caribe. El lunes llegaron a El Salvador, de ahí a Panamá y luego a Buenos Aires con un total de 36 horas de viaje.

"Dormimos una noche en el aeropuerto de San Pedro Sula, donde estuvimos acompañados tanto por el Cónsul como el Embajador. Estoy muy agradecido porque me pagaron el pasaje, además del hospedaje y la comida durante el tiempo que estuve allá. El Cónsul me llamaba todos los días para ver si necesitaba algo", destacó Emilio, que no pudo conseguir dinero para el pasaje debido a que su familia no está trabajando. "Durante el viaje por América Latina me sustentaba con empleos temporales, pero eso se cortó una vez que arrancó la pandemia", agregó.

Una vez que llegaron a Ezeiza en la madrugada del martes, los ciudadanos pasaron por las cámaras infrarrojas que detectan la temperatura y les dieron alcohol en gel. Algunas personas fueron a Retiro para luego trasladarse a sus provincias y otras a hoteles de Capital.

"Un primo que tenía permiso para circular me vino a buscar. Fue muy emotivo el reencuentro y, como vine de sorpresa, pasé por la casa de mi mamá, tocamos bocina y la saludé desde el auto. Ella no lo podía creer", contó con alegría.

En su casa de Banfield Este, el docente está haciendo la cuarentena obligatoria de 14 días así que su familia se encarga de dejarle la comida en la puerta. "Estamos aislados con mi novia, que también es docente y tampoco sabía que iba a volver. Tuve que firmar una planilla y bajarme la aplicación del Gobierno con la que te hacés un auto test cada 48 horas para controlar que no tenés fiebre".

En diciembre del año pasado, Emilio salió de nuestro país con su moto para recorrer varios países de América Latina. De un momento a otro, las fronteras se cerraron por el avance de la pandemia y quedó varado en Honduras. En ese tiempo recibió el auxilio económico a través de un programa creado por la Cancillería Argentina para las personas que aún no pueden volver al territorio nacional.

El primer vuelo de repatriación fue en abril para gente que tenia prioridad por cuestiones de salud. "En dos vuelos nos sacaron a todos. Ahora estoy tranquilo y me siento afortunado", indicó. Su moto quedó en una casa de Tegucigalpa y el deseo es poder ir a buscarla en el futuro para seguir recorriendo las rutas latinoamerica

Temas Relacionados
+ LOMAS
ÚLTIMAS NOTICIAS