La joven condenada a cadena perpetua por asesinar a su novio Fernando Pastorizzo en 2017 fue separada del resto de las mujeres presas de la Unidad Penal N°6.
fue separada del resto por una pelea con una de las internas.
fue separada del resto por una pelea con una de las internas.

Nahir Galarza, la joven condenada a cadena perpetua por asesinar a su novio Fernando Pastorizzo en 2017, fue separada del resto de las internas de la Unidad Penal N°6 de Mujeres de Paraná, en Entre Ríos, tras pelearse con otra presa por el uso del teléfono del penal, por lo que se encuentra alojada en una celda de aislamiento.

La pelea ocurrió durante la noche del miércoles, cuando Galarza, de 21 años, utilizaba el teléfono público y recibió el reclamo de otras reclusas porque su conversación se extendía más tiempo del que pretendían.

Por ese motivo, se generó una discusión que culminó cuando Nahir le arrojó el aparato en la cara a la interna identificada como Silvia Romero.

Luego golpeó y tiró al suelo a otra detenida, por lo que tuvo que intervenir el personal penitenciario y la joven fue alojada en una celda individual.

No es la primera sanción que recibe Galarza en el último tiempo: en septiembre pasado fue enviada a una celda de castigo luego de que se tomara fotos con un teléfono celular, acompañada por otra reclusa, y las publicara en las redes sociales.

Nahir Galarza fue hallada culpable de haber matado a su novio, Fernando Gabriel Pastorizzo, con dos disparos de arma de fuego el 29 de diciembre de 2017, en la ciudad de Gualeguaychú.

El 3 de julio de 2018, la Justicia de esa ciudad entrerriana la condenó a prisión perpetua por el crimen al hallarla por unanimidad culpable de "homicidio agravado por el vínculo de pareja" con la víctima.

La condena fue ratificada por el Tribunal de la Cámara de Casación de Concordia, que rechazó la apelación al fallo que realizó la defensa.