El hecho sucedió tras un escape de gas que se generó en el lugar donde estaban haciendo sus tareas.
En el cerro El Toro, cercano al municipio de Huamachuco, a unos 700 kilómetros al norte de Lima.
En el cerro El Toro, cercano al municipio de Huamachuco, a unos 700 kilómetros al norte de Lima.

Ocho mineros murieron asfixiados y otro resultó herido en una mina ilegal de oro situada en el norte de los Andes de Perú, en la región de La Libertad, a causa de un escape de gas, informaron este domingo medios locales.

La tragedia ocurrió anoche en una de las minas ilegales que existen en el cerro El Toro, cercano al municipio de Huamachuco, a unos 700 kilómetros al norte de Lima, según consignó la agencia EFE.

Hasta ahora fueron identificadas siete de las ocho víctimas, con los nombres de "Pancho" Rondo, Isaías Vásquez, Orlando Valderrama, Eulises Narro, César Contreras, Jhonatan Tumbajulca y Gilmer Sánchez.

Leé también:  Una joven sanjuanina murió electrocutada en Punta Cana

Según las primeras versiones, los mineros fallecieron por un derrumbe o una detonación en una galería de otra mina ilegal situada en la parte superior del cerro, lo que provocó una filtración de gases hacia este socavón ubicado más abajo.

Los mineros habían ingresado para recoger algunas pertenencias y terminaron desmayados. Solo uno de ellos pudo salir al exterior para ser evacuado a un hospital de la zona.

Al menos dos cuerpos permanecen todavía en el interior de la galería sin que puedan ser todavía rescatados de este cerro, emblema de la minería para la sierra de La Libertad.

Los propios familiares y compañeros de las víctimas fueron los primeros en rescatar a los fallecidos antes de que llegaran al lugar las autoridades.

Leé también:  Quilmes: tres muertos y un herido grave en un accidente de tránsito

Esta circunstancia provocó que una familia se llevara el cadáver de su pariente a su propia casa, sin esperar a que llegase el fiscal de turno para decretar el levantamiento del cuerpo.

Cuando llegó el fiscal al lugar, algunos familiares se negaron a entregar el cuerpo de sus parientes para la autopsia, ya que el patrón de la mina les había prometido compensarles económicamente.

Los accidentes y las muertes en las minas ilegales de Perú son habituales por las limitadas condiciones en las que trabajan sus operarios, en algunos casos sin apenas medidas de seguridad, lo que conlleva derrumbes y escapes de gas.