El piloto de Lomas de Zamora fue segundo en la Monomarca Citroën 1.6 y tercero en la apertura de los Fiat 600 Lanús.  "La posibilidad de correr dos días seguidos y en dos categorías diferentes ayuda mucho a cortar la abstinencia de carreras reales", aseguró.
Mazzocchi fue escolta con el Citroën y quedó a tiro de la punta del campeonato.

El piloto de Lomas de Zamora cerró grandes actuaciones en los campeonatos virtuales de la Monomarca Citroën 1.6 y de Fiat 600 Lanús. Matías Mazzocchi fue segundo en la tercera fecha de la Monomarca, desarrollada en el Autódromo de Concepción del Uruguay, mientras que en el circuito nueve de Buenos Aires, se subió al último escalón del podio en la apertura del certamen de invitados de los 600 Lanús.

"Me dejó muy contento. Primero porque la posibilidad de correr dos días seguidos y en dos categorías diferentes ayuda mucho a cortar la abstinencia de carreras reales. Y además los resultados en ambas competencias fueron altamente positivos", señaló Mazzocchi.

El lomense inició la tercera cita de la Monomarca Citroën 1.6 siendo tercero en la clasificación, lo que le aseguró la primera final de la serie inicial. Allí peleó por la victoria con Matías Altamirano, ex campeón de la divisional y referente del automovilismo zonal, y el debutante Uriel Gurruchaga. La pulseada favoreció a Mazzocchi, quien se adjudicó la serie luego de una gran maniobra en la última curva del circuito entrerriano. La final fue un monólogo de Santiago Rosales y Matías batalló nuevamente con Altamirano y Gurruchaga, logrando terminar en la segunda posición, resultado que lo ascendió al cuarto lugar del campeonato con un total de 33 puntos, cuatro menos que el líder Francisco Jérez.

"La serie fue muy peleada. Todos sabemos el gran piloto que es Mati Altamirano y Gurruchaga también estuvo a la altura. Con pilotos así se disfruta mucho más correr y disputar posiciones. En la última vuelta decidí arriesgarme y por suerte la maniobra salió bien, lo que me permitió ganar la batería y sumar buenos puntos. En la final Rosales hizo una buena diferencia, entonces me enfoqué en terminar en el podio y alcancé un muy buen segundo puesto", explicó.

BUEN COMIENZO EN FIAT 600 LANÚS. Matías Mazzocchi, a bordo de la "bolita" de Leandro Carnevale, empezó la noche quedándose con el undécimo lugar a la hora de clasificar. La primera serie lo encontró partiendo desde el sexto cajón y desde allí comenzó a escalar posiciones hasta llegar incluso a la primera posición, aunque cruzó la meta tercero tras una ardua lucha con el resto de los competidores.

El piloto lomense tuvo un buen comienzo en los Fiat 600 Lanús.

En la final el espectáculo fue vibrante de principio a fin y el volante de Zona Sur se movió siempre entre los seis primeros, culminando en el último escalón del podio detrás del ganador, Germán Valente, y su escolta Marcos Mendoza. Tras la primera presentación

Mazzocchi se ubica tercero en el campeonato, con un acumulado de 40 puntos y 10 kilos de lastre para su vehículo.

"La fecha de los Fiat 600 Lanús me encantó de principio a fin. Realmente fue muy ajustado todo y eso re reflejo en la pista, ya que las series y la final fueron igual de peleadas. Por suerte nos respetamos todos y eso ayudo al espectáculo, también influenciado por lo rápido que es el circuito nueve de Buenos Aires. El simulador refleja muy bien el efecto succión que tienen los Fiat 600 y por eso las posiciones intercambiaban todo el tiempo. La experiencia fue buenísima", afirmó.

La cuarta fecha de la Monomarca Citroën 1.6 será el sábado 11 de julio en el Autódromo de Rosario. Los 600 Lanús visitarán el circuito corto del Autódromo de Olavarría, aún con día a confirmar.