Con ollas populares, organizaciones sociales y sindicales protestaron para rechazar las políticas del Gobierno y exigir un cambio de rumbo.
El obelisco fue uno de los epicentros de la protesta.
El obelisco fue uno de los epicentros de la protesta.

Miles de desocupados y trabajadores en actividad se movilizaron en distintos puntos del país para rechazar las políticas de ajuste del Gobierno nacional, exigir el freno de los despidos y el impulso a las políticas de contención en medio de la crisis que atraviesa la Argentina.

El Obelisco porteño fue uno de los epicentros de la jornada de protesta convocada por la CTA Autónoma, y a la cual adhirieron organizaciones como Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, la Corriente Clasista y Combativa entre otros movimientos sociales.

Leé también:  Macri: "Esta crisis tiene que ser la última"

En cada lugar donde hubo una manifestación se instaló una olla popular para visibilizar la situación de pobreza en la que cayeron las millones de personas que vieron empeorada su situación de vida debido a la inflación, la devaluación del peso y los recortes del Estado.

“Las políticas económicas del Gobierno ponen en riesgo la paz social en nuestro país. La situación social ha empeorado muchísimo y la gente no se va a quedar de brazos cruzados ante el descalabro económico de esta gestión”, remarcaron las agrupaciones a través de un documento conjunto.

Las organizaciones sociales lanzaron un cronograma de movilizaciones y medidas de fuerza que confluirán el próximo 25 de septiembre, cuando se desarrolle la cuarta huelga general contra la administración de Mauricio Macri.

Leé también:  Dólar por las nubes: llegó a $34,40

En simultáneo ayer marcharon los trabajadores de Astilleros Río Santiago y del Hospital Posadas que denunciaron el desguace y el desfinanciamiento por parte Estado que se refleja en nuevos despidos. “Así no podemos seguir más. El Gobierno debe recapacitar”, dijeron.