El boxeador de Burzaco cumplió el sueño de su vida al alzarse con los cinturones argentino y sudamericano en la categoría gallo y ahora, aún sin caer de lo que logró, se ilusiona con tener una pelea por el título del mundo.
Baldor, con sus dos títulos, en la redacción de Diario La Unión.

Luciano “Yiyo” Baldor vive días de plena felicidad, abrazado a esos cinturones por los que tanto luchó. Los mira y todavía no cae. Desde el sábado pasado es el campeón argentino y sudamericano de la categoría gallo luego de ganarle por fallo unánime a Pablo Gómez y de esa manera, gracias al poder de sus golpes, puso el nombre de Burzaco, su ciudad natal, en lo más alto del boxeo argentino.

“Cuando me despierto lo primero que hago es mirar los cinturones. Todavía no caigo”, comentó el  boxeador, de 25 años, aferrado a sus dos cinturones durante una charla con Diario La Unión, a una semana de conseguir su mejor triunfo. “Fue cumplir un gran sueño que tenía”, reconoció en medio de la nota.

Su camino hasta cumplir este anhelo fue largo, con muchos obstáculos en el camino y plagado de sacrificios. Comenzó a los 10 años porque le “hacían bullying” en el colegio y, de a poco, se fue “enamorando” del deporte. “Nunca me había llamado la atención, pero cuando empecé a boxear, lo amé y hoy es lo que más me gusta hacer.”, remarcó.

"Mi próximo sueño es tener un pelea por el título del mundo", remarcó.

Durante este recorrido, las dificultades fueron muchas y en distintos momentos dijeron presente. “El camino fue muy difícil, no hay ayuda económica y eso complica poder realizar un deporte en el alto rendimiento”, se lamentó Baldor.

Todo esto lo pudo sortear gracias a la ayuda de sus padres, que siempre lo acompañaron en su camino boxístico y lo guiaron. “Ellos hicieron un esfuerzo muy grande para que pueda dedicarme de lleno a este deporte”, señaló Baldor.

La situación podría cambiar de ahora en adelante. Y es que los dos títulos conseguidos le abrirán “nuevas puertas” y por eso se esperanza en que todo será más sencillo. “Creo que ahora, gracias a los títulos, podré trabajar más tranquilo. Habrá más sponsor y eso será muy importante para seguir creciendo”, agregó.

Yiyo, como lo conocen todos, suma 14 victoria y apenas dos derrotas.

También en el aspecto deportivo cambiará su carrera luego de este importante triunfo ante Gómez en el club Sportivo Barracas. Habrá rivales más importantes en el camino, con la posibilidad de sumar experiencia en el exterior, y por eso ya se puso “nuevos sueños” por cumplir. “El más importante es poder pelear por el título del mundo”, remarcó. Aunque aclaro: “Todavía falta para eso, soy joven y primero debo sumar experiencia con rivales en el exterior”.

“Hoy estoy en el puesto 70 en el ranking mundial en la categoría gallo  y el objetivo inmediato es sumar experiencia con rivales más importantes, enfocado en poder meterme dentro de los 15 mejores del mundo. Y luego de conseguir eso, buscaré mi chance por el título del mundo. Ése es mi sueño”, concluyó el boxeador, que suma 14 victorias (una por nocaut) y dos derrotas en su carrera profesional y ahora va por nuevos desafíos.